email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2022 Competición

Crítica: Fucking Bornholm

por 

- El largometraje de Anna Kazejak es otra historia sobre personas que atraviesan la crisis de mediana edad, pero es lo suficientemente malvada y cruel como para contar una historia cautivadora

Crítica: Fucking Bornholm
Maciej Stuhr y Agnieszka Grochowska en Fucking Bornholm

“Qué vacaciones tan maravillosas, y qué grupo de personas tan agradables”, podríamos decir (de forma sarcástica) después de ver Fucking Bornholm [+lee también:
tráiler
entrevista: Anna Kazejak
ficha de la película
]
, presentada en la competición oficial por el Globo de Cristal en el Festival de Karlovy Vary. Anna Kazejak (Ode to Joy, Flying Pigs) ha revelado su última propuesta, ambientada en la isla danesa de Bornholm, donde dos familias que se conocen desde hace años deciden pasar un fin de semana de vacaciones juntos, como probablemente hayan hecho muchas veces antes. Por un lado, tenemos al testarudo y egocéntrico Hubert Malecki (Maciej Stuhr), su apática y deprimente esposa Maja (Agnieszka Grochowska) y sus hijos de diez años, Eryk (Oliwier Grzegorzewski) y Wiktor (Marceli Sinora). Por otro lado, están Dawid (Grzegorz Damiecki), un padre divorciado, su hijo Kaj (Borys Bartlomiejczyk, de la misma edad que Eryk y Wiktor) y el nuevo interés amoroso de Dawid, Nina, una joven licenciada en psicología (Jasmina Polak).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película nos presenta a un devastado grupo de turistas polacos de cuarenta y tantos años que han llevado vidas marcadas por la represión, la frustración y el arrepentimiento, y que parecen incapaces de hacer nada para solucionarlo. Ni siquiera la joven Nina es capaz de escapar de este malestar, mientras su actitud oscila entre su impulso de explicar a los demás cómo funciona el mundo y su deseo de ser joven, libre y no depender demasiado de nadie. Los niños no son ajenos al descontento de los adultos, y la película sugiere claramente que también están heredando estas actitudes. De hecho, lo que desencadena los numerosos conflictos de la película es precisamente un vergonzoso y horrible incidente entre los niños, que se desarrolla cuando deciden dormir juntos en una tienda de campaña, no muy lejos de las furgonetas de sus padres.

La dirección de Kazejak, así como su excelente guion (escrito junto a Filip K. Kasperaszek), logra representar con éxito a estos personajes que terminan viviendo la vida de otros e interpretando el papel de personas normales que disfrutan de unas cortas vacaciones, como la sociedad espera de ellos. Sin embargo, lo cierto es que no hay nada que los una. Además de una evidente falta de amor, afecto y bondad, también percibimos un deseo intenso y compartido de escapar de sus responsabilidades y romper el ciclo interminable de aburrimiento y melancolía en el que todos están sumidos.

No vemos a muchas otras personas a su alrededor, a excepción de un danés misterioso (Konrad Jalowiec, quizás el personaje más anclado a la realidad) y una mujer sueca embarazada (Nina Yndis), que logra enfadar al grupo de vez en cuando con peticiones más o menos razonables. De alguna forma, puede ser percibida como una presencia que también disfruta sutilmente viéndolos pelearse entre ellos.

Con todo, Kazejak firma una película sólida. Aunque su tema central, la crisis de la mediana edad y el deseo de "liberarse" de una vida de responsabilidades y frustraciones, no es para nada novedoso, la directora logra mantener a los espectadores enganchados gracias a una mezcla equilibrada de drama psicológico y comedia (muy) amarga, despertando nuestra curiosidad con el misterio que rodea al incidente de los niños en la primera parte y observando cómo los adultos acaban cambiando (¿o no?) después de este absurdo fin de semana.

Afortunadamente, Fucking Bornholm es lo suficientemente malvada y cruel como para captar nuestra atención. Además, no carece de toques elegantes, como la banda sonora de Jerzy Rogiewicz o la dirección de fotografía de Jakub Stolecki, que representa el clima esquizofrénico de la isla y encaja perfectamente con los continuos cambios de humor de los personajes.

Fucking Bornholm es una producción de las polacas Friends With Benefits Studio y TVN. La firma de Varsovia Next Film se encarga de la distribución nacional.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy