email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

MIX FESTIVAL 2022

Crítica: Nico

por 

- Eline Gehring dirige una pequeña película que entrelaza la temática LGBTQ+ y de la integración, cuya fuerza reside en su empatía hacia su protagonista

Crítica: Nico
Sara Fazilat y Andreas Marquardt en Nico

Desde los primeros fotogramas de la película, asistimos al primer indicio de intolerancia cuando Nico (Sara Fazilat), una joven berlinesa de origen iraní, va montada en su bicicleta y acaba gritándole “gilipollas” a una mujer que conduce un Fiat 500 y casi la saca de la carretera intentando adelantarla. Nico es enfermera geriátrica, y en su trabajo demuestra experiencia y humanidad. Es la alegría personificada, hasta el punto de contagiar su buen humor a sus dos pacientes: la señora Brigitte (Brigitte Kramer) y el caballero Fernandez (Isidoro Fernandez Mompelier). Rosa (Javeh Asefdjah), la joven que hace el relevo a Nico cuando termina su turno, es su mejor amiga, también de origen persa. Nico puede hablar con ella de cualquier cosa (en farsi), como el hecho de no usar el chador en Berlín, que Nico entiende como una victoria, o la necesidad de respetar a aquellas que todavía lo usan, como cree Rosa.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película se ha proyectado en el MiX International LGBTQ+ Film Festival tras su estreno en el Festival Max Ophüls, y después de ganar varios premios en distintos eventos alemanes. Nico es una obra modesta que surge del deseo personal de su protagonista, Sara Fazilat, que también produjo la película y escribió el guion, logrando ser seleccionada para el Berlinale Talents y finalmente convirtiéndola en su película de graduación en la Academia de Cine y Televisión de Berlín. Fazilat escribió el guion junto con la directora de la película, Eline Gehring, y Francy Fabritz , que también se encarga de la dirección de fotografía. Se trata de una cinta modesta, tanto por su presupuesto como por su lenguaje, que es intencionalmente esquemático y lineal, con el objetivo de enfatizar la naturaleza esencial del tema.

Nico cree que está perfectamente integrada en la sociedad multicultural en la que vive. Sin embargo, una noche, después de asistir a una pequeña rave en un parque, en la que hay bebida, baile e intercambio de besos, se marcha a casa un poco perjudicada y se encuentra con una mujer y dos hombres. Lo que comienza como una pequeña disputa pronto se convierte en un enfrentamiento xenófobo (se burlan de ella gritando “Allah Akbar” mientras la atacan). Nico se despierta en el hospital, impactada por la experiencia, como si fuera la primera vez que se encuentra cara a cara con auténticos racistas. Unos días más tarde, los moretones todavía le duelen, pero lo que realmente escuece es el sentimiento en su interior, como si hubieran hecho añicos una ilusión. Nico ya no sonríe, no bromea y parece perdida en sus pensamientos. No sabemos qué es exactamente lo que la lleva a ir a un gimnasio y apuntarse a clases de kárate con un maestro inflexible pero con un corazón de oro (el artista alemán de artes marciales Andreas "Karate Andy" Marquardt, de 66 años), una especie de mezcla entre el Señor Miyagi en Karate Kid y Frankie Dunn en Million Dollar Baby. Posteriormente, un encuentro inesperado con la joven inmigrante ilegal macedonia Ronny (Sara Klimoska) logra devolverle la sonrisa a Nico y restaurar la fe en su corazón.

Nico no aporta nada nuevo en lo que se refiere a los cientos de películas independientes que exploran la temática de la integración y los temas LGBTQ+, principalmente porque estos no están entrelazados de manera efectiva y no logran encajar totalmente en los 79 minutos de duración de la película. Su fuerza radica en la empatía que genera hacia su protagonista, cuya mirada aguda, expresión de desconcierto y energía indomable son retratadas con frescura e intensidad por la directora. Si la discriminación puede abordarse realmente mediante el uso del kárate es una cuestión que dejaremos al juicio del público, pero definitivamente puede resultar útil para enfrentarse a imbéciles.

Nico es una producción de Third Culture Kids y DFFB – Deutsche Film- und Fernsehakademie Berlin, mientras que UCM.ONE se ocupa de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy