email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Competición

Crítica: Tori et Lokita

por 

- CANNES 2022: Jean-Pierre y Luc Dardenne vuelven a las raíces de su cine con un relato formidablemente puro que se centra en dos niños a los que han dejado atrás

Crítica: Tori et Lokita
Alban Ukaj, Pablo Schils y Joely Mbundu en Tori et Lokita

Para esta novena competición en el Festival de Cannes, Jean-Pierre y Luc Dardenne, doble Palma de Oro por Rosetta y El niño [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Luc & Jean-Pierre Dardenne
ficha de la película
]
, regresan con Tori et Lokita [+lee también:
tráiler
entrevista: Luc y Jean-Pierre Dardenne
ficha de la película
]
, una película que es un puñetazo, que debería inscribirse con mayúsculas en su impresionante filmografía.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Lokita tiene 16 años. Se fue de Benín para establecerse en Bélgica. Pero, ¿por qué se fue exactamente? ¿Ese mundo, esa vida que ha dejado atrás, esos hitos, sus esperanzas, los riesgos que ha corrido, a los que ha sobrevivido son suficientes para que obtenga un permiso de residencia? No, no hoy, no aquí, no en Europa. Por lo tanto, Lokita busca una historia que le permita quedarse, la esperanza de una nueva vida. Se aferra a Tori, un joven con el que compartió el camino del exilio, expulsado de su casa por sospechas de brujería. Un niño abandonado, rechazado, con el que desarrolla una relación fraternal, y también una especie de refugio tanto para afrontar el presente como el futuro.

Los dos niños elaboran una ficción que se alimenta de los sentimientos del uno por el otro, para poder continuar su camino juntos. Juntos, escriben un futuro, un futuro modesto donde Lokita seguirá una formación de ayuda doméstica, que le permitirá cuidar de Tori. A menos que sea Tori, quien por su determinación, obstinación y energía cuide de Lokita.

Pero nada es fácil. La historia imaginada por Tori y Lokita se derrumba cuando ella es sometida a los interrogatorios de la Oficina de Extranjería. Y el dinero que esperaban pronto se irá con el pago de deudas, y las promesas de ayuda económica a la familia que se quedó en su país. Solos contra todos, Tori y Lokita exploran todas las vías posibles para pagar su deuda, y seguir juntos. Lokita aceptará la propuesta del propietario de un restaurante poco escrupuloso, que la esconde en un cobertizo en desuso, en una soledad absoluta, para que cuide de una plantación de cannabis.

Ella es la jardinera, la que “enterramos”, la que escondemos a los ojos del mundo. Separada de Tori, sometida a los chantajes sexuales de Betim (Alban Ukaj) que le promete papeles falsos, es encerrada, aislada y explotada. Por su parte, Tori no puede resignarse a perder a quien se ha convertido en su arraigo, su nuevo país. Traza un plan para encontrarla e imagina un tráfico que precipitará a los dos jóvenes hacia un precipicio infernal.  

Tori y Lokita, interpretados por dos actores noveles, Pablo Schils y Joely Mbundu, son a la vez los dos héroes de la ficción de los Dardenne, y todos los niños, todas las mujeres jóvenes y todos los migrantes. Son los silenciados, ignorados y escondidos, cuyos sueños de una vida nueva se desvanecen.

Los cineastas regresan con esta película a un cine puro, más cercano a sus dos protagonistas, ajustándose a sus movimientos, a la huida permanente de Tori, y a la resistencia de Lokita. Un cine de gestos, poca energía narrativa pero muy tensa, 90 minutos de una intensidad dramática que se aferra a algunas miradas, a una canción, y a un arte consumado del final, un final aplastante, que viene a reivindicar el significado político de la película, el compromiso de los directores cuando se trata de cuestionar nuestra relación con los demás. La película termina como un grito, una llamada, un gesto artístico, un alegato ficticio para revisar nuestras políticas migratorias, y despertar nuestras consciencias. Un cuento dramático, una parábola, un thriller humano y social sobre las injusticias fundamentales, económicas, sociales y raciales que están muy presentes en la actualidad.

Tori et Lokita ha sido producida por Les Films du Fleuve (Bélgica) y Archipel 35 (Francia), y coproducida por Savage Film. Wild Bunch gestiona sus ventas.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy