email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Cannes Première

Crítica: Don Juan

por 

- CANNES 2022: Serge Bozon firma una obra múltiple que logra una inversión doble del mito de Don Juan, encarnado por un Tahar Rahim que se debilita frente a una poderosa Virginie Efira

Crítica: Don Juan
Virginie Efira y Tahar Rahim en Don Juan

¿Quién es en realidad el hombre que se mira con detalle al espejo, esperando en el lujo el amor que importa más que los demás, pues siempre hay uno, pero cuya mirada se deja atrapar un instante por una desconocida, algo que percibe de lejos su amada que lo deja plantado unos minutos antes de casarse? Serge Bozon se sumerge en el enfoque de laboratorio cinematográfico que caracteriza su trayectoria como director en una revisión moderna de Don Juan [+lee también:
tráiler
entrevista: Serge Bozon
ficha de la película
]
, el célebre seductor nacido en el siglo XVII de la pluma de Tirso de Molina, para abrir de par en par su caja a paradojas intelectuales y emocionales, conceptuales y naturales como el color de los ojos que cambia con la luz del sol o la música que a veces inventamos para cantarnos la vida a uno mismo, llorar, consolarnos, recordar, e incluso afrontar la incomprensión del mundo y la sombra acechante de la muerte sobre el escenario del teatro de la vida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“Es una pesadilla, la veo en todas partes”. Estrenada en la sección Cannes Première del 75º Festival de Cannes, la película sigue el camino de un Laurent (Tahar Rahim, excelente en una partitura muy difícil) que sufre, psicológicamente a punto de ahogarse, hipersensible ante el espectáculo de felicidad de los demás y el lado cruel del mundo, pero siempre egocéntrico y víctima de sus impulsos de actor que no consigue salir de su propio papel. Pues Laurent es actor y debe desplazarse a la costa normanda y Granville para ensayar Don Juan. Julie, esa mujer adorada a que lo ha abandonado en el umbral del matrimonio, que lo obsesiona y a quien cree reconocer en otras cinco mujeres de la película (Virginie Efira en cinco personajes arquetípicos diferentes: la mujer feliz, la gótica, la tímida, la profesora y la vulgar), mientras genera mucho rechazo por su fuerte insistencia, es también actriz y reúne al pequeño grupo para un reemplazo a corto plazo. Así que Laurent y Julie juegan tanto en la ciudad como en el escenario a su amor/desamor torturado y lleno de dudas. ¿Un posible renacimiento? ¿Una reconquista? ¿Realmente los hombres pueden cambiar mientras los lamentos y los sentimientos muertos del pasado acechan, quemando, el presente, como un anciano (Alain Chamfort) merodeando en torno a la pareja?

“¿Qué pasa?” Devolviendo, junto a su coguionista Axelle Ropert, el poder a las mujeres en una era post Me Too, Serge Bozon invierte por completo las perspectivas clásicas (hasta el punto de que las canciones de la película están muy alejadas del canon convencional de la comedia musical) y cincela una obra sofisticada a varios niveles, con una puesta en escena suntuosa (mención especial al director de fotografía, Sébastien Buchmann) e interpretada por dos artistas excepcionales. Pero, como siempre, en la pirámide de los conceptos y en la superficie sumergible de las emociones que le gusta entrelazar al director francés, “todo está en la cabeza” y hay que saber “ponerse en la piel de otra persona” (“¿Me hará usted el favor Don Juan de reconocerme?”).  

Don Juan ha sido producida por Les Films Pelléas y coproducida por la compañía belga Frakas. mk2 Films gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy