email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Semana de la Crítica

Crítica: Nos Cérémonies

por 

- CANNES 2022: Simon Rieth destaca con un primer largo dirigido con brillantez, que mezcla realismo y fantasía para contar la historia de dos jóvenes hermanos unidos por un extraordinario secreto

Crítica: Nos Cérémonies
Raymond Baur y Simon Baur en Nos Cérémonies

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido”. Un fragmento de El Apocalipsis de San Juan, leído durante una misa fúnebre en Nos Cérémonies [+lee también:
tráiler
entrevista: Simon Rieth
ficha de la película
]
, el primer largometraje de Simon Rieth, estrenado en competición en la Semana de la Crítica del 75º Festival de Cannes, presagia acontecimientos que se salen de la normalidad, sobre todo cuando la lectura provoca un trance febril a uno de los hijos del difunto. Pero lo que ocurre después, impactante, traspasará las fronteras de la imaginación e inclinará la película hacia una dimensión fantástica paralela cuya mecánica no desvelaremos aquí para preservar su impacto en el espectador. Digamos que es una cuestión de fronteras entre la vida y la muerte, y de dos hermanos unidos por un secreto que se remonta a su infancia.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Este misterio nace en un acantilado, cerca de Royan, donde Tony y Noé (Grégory y Benjamin Lu) se desafían, corriendo y frenándose a último momento antes de llegar al acantilado. El mayor (que tiene unos ocho años) hace una caída espectacular de la que sale milagrosamente ileso después de haber perdido el conocimiento, y está convencido de que fue su hermano menor quien lo devolvió a la vida. A este accidente, que será la matriz de su relación en los años posteriores, se une otro hecho impactante: su madre se los lleva unos días más tarde, dejando a su padre después de una mañana de gritos y golpes sordos fuera de cámara, mientras Tony y Noé beben en silencio (a la vez que escuchan) su desayuno de unos grandes recipientes amarillos. Los dos hermanos, que no regresarán hasta dentro de diez años para el entierro de su padre, dejan atrás a Cassandre, la joven enamorada de Tony (todavía un poco conmocionado por el episodio de su caída) y la única persona con la que han compartido el secreto del incidente en el acantilado.  

Una década después de este largo prólogo (casi 18 minutos), son dos adolescentes, musculosos, vestidos con sudaderas, chándal y zapatillas rebosantes de colores brillantes que regresan en verano a la casa de su infancia, donde el cadáver de su padre yace en la planta de arriba. Pero los jóvenes son jóvenes, y pronto estamos en una playa donde Tony (Simon Baur), el ufano (“Yo seré rey”), con la cabeza rapada y agujereada, pues padece alopecia, seduce a Margot y a Jade, mientras que Noé (Raymond Baur) permanece en su reserva. Y Cassandre (Maïra Villena) también reaparece. Pero en las fiestas desenfrenadas con la juventud local en las tardes de baños al borde de los pinares, vemos que ahora Cassandre se siente más cercana a Noé. Y Tony se vuelve cada vez más inquieto, bajo la mirada preocupada pero fatalista de su hermano menor que sabe perfectamente lo que les espera…

Estrenarse con una mezcla de realismo y fantasía requiere un guion riguroso para que el conjunto funcione de manera creíble y genere un suspenso que no sea artificial. Misión cumplida en este aspecto para Simon Rieth y Léa Riche, que han escrito la trama de una película cuya verdadera temática es la influencia de los lazos fraternales y la transición hacia el futuro de la edad adulta que debe cortar los vínculos con todas las vivencias de la infancia. Un hilo que sigue a la perfección Nos Cérémonies en su doble dimensión, que también recrea con mucho instinto la esencia y el ambiente de la juventud. Pero el joven cineasta francés destaca sobre todo en la puesta en escena con una orquestación muy sofisticada de todos los elementos de la paleta (un marco siempre sugerente, alcance anamórfico, luces muy contrastadas con Marine Atlan en la dirección de fotografía, variaciones radicales del tempo y del estilo de las secuencias, opciones fuertes en cuanto a los colores de los decorados, etc.). Varias cualidades que hacen de Nos Cérémonies un buen inicio y que prometen mucho de cara al futuro.

Nos Cérémonies ha sido producida por Les Films du Poisson, y coproducida por Spade y Smac Productions. Wild Bunch International gestiona las ventas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy