email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2022 Competición World Cinema Dramatic

Crítica: Gentle

por 

- Los húngaros László Csuja y Anna Nemes firman un retrato muy físico, doloroso y emocionante de la relación entre una campeona de culturismo y su entrenador

Crítica: Gentle
Csaba Krisztik y Eszter Csonka en Gentle

“Valía la pena sufrir tanto. Eso te reconcilia con todo”. En el universo del culturismo, la búsqueda de la performance adquiere proporciones extraordinarias. Musculación a ultranza, dieta ascética (los participantes de las competiciones mundiales han perdido de media el 74 % de la grasa corporal de sus cuerpos, muy deshidratados) y una costosa batería de medicamentos más o menos lícitos (de los esteroides anabolizantes a los complementos alimentarios): una vida cotidiana marcada por la obsesión permanente con la perfección para esculpir la apariencia y brillar el Día D bajo los proyectores y los aplausos. Bajo este yugo y estos sueños de gloria viven la rubia Edina (Eszter Csonka) y su entrenador, Ádám (György Turós), los dos protagonistas de la intensa Gentle [+lee también:
tráiler
entrevista: László Csuja y Anna Nemes
ficha de la película
]
, dirigida por los húngaros László Csuja (su segundo largometraje de ficción después de Blossom Valley [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: László Csuja
ficha de la película
]
, premiada en Karlovy Vary en 2018) y Anna Nemes, presentada en el Festival de Sundance, en la competición World Cinema Dramatic.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película, centrada en la joven, se construye en torno a estos cuerpos deformados por los esfuerzos, en una zona gris que mezcla el narcisismo y el masoquismo, la ambición y la obediencia, la aspiración a ser amado y los complejos secretos. Pues, aunque la silueta de Edina le valga la clasificación para el campeonato del mundo, coronando años de esfuerzo bajo la supervisión implacable de su compañero Ádám (un excampeón), su falta de gracia constituye un hándicap (“no pareces una chica de fitness en bikini”, “te mueves como un robot averiado. Estamos en otro nivel. Sé más elegante, más femenina”) para conseguir contratos con patrocinadores. Será obligada a ganar el dinero necesario para el programa de entrenamiento (inyecciones y pastillas entre sesiones extremadamente duras donde es presionada hasta el límite levantando pesas en el gimnasio o pedaleando en una bicicleta estática en su casa) en una red de escorts para citas garantizadas sin penetración donde su espectacular físico atrae a los curiosos. Entre ellos, está Krisztián (Csaba Krisztik), que le muestra los horizontes de la dulzura y la ternura: ¿existe otro tipo de vida? Pero se cerca el campeonato del mundo y la carga de trabajo aumenta peligrosamente…

Gentle, una exploración casi documental (rodeada del halo de una fotografía muy cuidada, firmada por Zágon Nagy y encuadrada con una fuerza minimalista muy expresiva) de los bastidores de un medio muy codificado, labra en la aspereza un retrato muy bonito de una mujer (un papel excepcional para Eszter Csonka). Diseccionando los mecanismos de la empresa (da algunas pistas psicológicas a través de una corta estancia en la granja del padre de Edina), la película se sale de lo común y consigue mantener el equilibrio entre la rareza de una inmersión en el mundo de los “freaks” y el destino casi crístico de una joven normal bajo una apariencia extraordinaria.

Gentle ha sido producida por la compañía húngara FocusFox y las alemanas Komplizen Film y ZDF/Arte. Films Boutique gestiona  las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy