email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Serbia / Croacia / República Checa

Crítica: Museum of the Revolution

por 

- El primer largo documental del serbio Srdjan Keča habla de la inconclusión a través de la historia de un museo sin acabar y tres personas al margen de la sociedad viviendo en su sótano

Crítica: Museum of the Revolution

El título del primer largometraje documental del director serbio Srdjan Keča, Museum of the Revolution [+lee también:
tráiler
entrevista: Srđan Keča
ficha de la película
]
, hace referencia a un memorial inacabado de la época yugoslava. La película trata sobre la inconclusión a varios niveles, centrándose en la vida de tres personas que viven al margen de la sociedad y están conectadas con el proyecto titular, iniciado en los años 60. La cinta tuvo su estreno mundial en IDFA y se ha proyectado esta semana en el Human Rights Film Festival de Zagreb (del 5 al 12 de diciembre).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Museum of the Revolution comienza con un texto explicativo que describe el concepto detrás del museo inacabado. A continuación, vemos imágenes de archivo de los inicios de la construcción de Nuevo Belgrado, donde se suponía que debía ubicarse. Sin embargo, estas imágenes color sepia de jóvenes portando banderas yugoslavas, buldóceres y trabajadores realizando excavaciones y políticos dando discursos, están acompañadas por los crujidos de un noticiario pasando a través de un proyector, creando otra imagen incompleta.

A continuación, nos encontramos con la extraña pero irresistible protagonista de la película: Milica, una niña de ocho años, con el pelo totalmente negro y la piel blanca. Está jugando en la nieve, alrededor del enorme centro comercial ubicado en la entrada de Nuevo Belgrado, justo al otro lado del puente sobre el río Sava.

La siguiente escena nos transporta a la oscuridad del sótano del Museo de la Revolución, la única parte del edificio que llegó a completarse. Una comunidad de personas marginadas vive allí de forma ilegal, como Mara, una anciana sorda que está intentando enseñar a Milica a tejer, a la luz de una pequeña hoguera. La primera parte de la película está dominada por estas imágenes tranquilas y oníricas, en las que la luz parpadea en los rostros de la niña y la anciana.

Cuando salimos del sótano, conocemos a la madre de Milica, Vera. Descubrimos que son gitanas, y que Milica es albina. Ahora estamos en verano, y el pelo blanco de Milica ha crecido, reemplazando el tinte negro. Madre e hija intentan llegar a fin de mes lavando los parabrisas de los coches parados en los semáforos de la amplia avenida frente al centro comercial. Nos encontramos en calles abarrotadas y ruidosas, repletas de coches, pero a solo unos metros de la caverna subterránea de la que venimos. No obstante, la densa atmósfera también se extiende aquí, gracias al diseño de sonido de Jakov Munižaba y la banda sonora de Hrvoje Nikšić, junto con los planos íntimos de Keča, desde el punto de vista de la niña.

El padre de Milica está en prisión y se queja de que Vera no le envía suficiente dinero, pero somos testigos de cómo madre e hija hacen todo lo posible para ganarse la vida de cualquier forma. Cuando Milica consigue 500 dinares (unos 4 €), presume como un boxeador que acaba de dejar KO a su oponente. Esta niña regordeta, inteligente y llena de energía es el punto más destacable de la película, pero su madre y la anciana también son personajes interesantes con un espíritu invencible.

Hacia el final de la película, la cámara de Keča viaja de noche por el río, filmando los nuevos edificios construidos en la otra orilla del Sava: el corrupto e indulgente proyecto de Belgrado Waterfront. Este espejismo al estilo de Dubai (que nos remonta al Mirage de Keča, ganadora de Ji.hlava en 2012) no es más que un nuevo comienzo, que hasta ahora solo ha logrado ampliar la brecha ideológica en este país de revoluciones fallidas, reconocimiento incompleto de su pasado y gente común que vive bajo tierra, tanto de forma psicológica como material.

Museum of the Revolution es una coproducción entre Serbia, Croacia y República Checa, producida por UZROK, Restart y nutprodukce. Lightdox se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy