email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LONDRES 2021

Crítica: Nascondino

por 

- El documental de Victoria Fiore ofrece un notable y conmovedor vistazo a la vida en Nápoles desde la perspectiva de un niño de 12 años

Crítica: Nascondino

La vida en Nápoles ha sido objeto de innumerables películas de ficción y documentales en los últimos años. La tragedia y violencia de la ciudad son temas aparentemente irresistibles, tanto para los cineastas como para el público. En un primer momento, Nascondino, de la directora italiana asentada en Londres Victoria Fiore, parece ofrecer una nueva ventana a la realidad de un mundo duro y cruel, habitado por mafiosos y almas perdidas que buscan una salida. Sin embargo, esta película, que ha tenido su estreno mundial en la Competición de Documentales del Festival BFI de Londres, destaca por encima de otras propuestas similares por la forma en la que emplea todas las herramientas cinematográficas para mostrar Nápoles desde dentro. En lugar de un enfoque sensacionalista y confrontacional, que solo sirve para agitar a los espectadores y alejarlos de las personas que se muestran en pantalla, la película de Fiore se adentra en las mentes y los corazones de sus protagonistas, revelando las múltiples y contradictorias fuerzas que los moldean.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Las imágenes que abren la película, en las que se muestra a niños napolitanos de la calle recogiendo árboles secos de Navidad y prendiéndoles fuego en una especie de hoguera gigante en el centro de la ciudad, resultan sorprendentemente hermosas, pero también un tanto desconcertantes, como lo son muchas películas protagonizadas por niños aparentemente salvajes. Nos preguntamos cómo de peligroso puede ser esto, si los niños son conscientes de lo que están haciendo y dónde están sus padres. No obstante, este impacto inicial, junto al instinto de juzgar, son reemplazados por un tipo de compasión y curiosidad mucho más humanas y productivas, a medida que la cámara de Fiore se fija en Entoni, uno de los chicos del grupo. Este carismático joven de 12 años es el auténtico protagonista de la película, que podría describirse como un documental creativo, por la forma en que presenta el retrato de una persona tal y como es percibida desde fuera, pero también como se ve a sí misma, sus sueños, su futuro y sus esperanzas. En lugar de limitarse a seguirlo, Fiore colabora con Entoni y él lo hace con ella: una secuencia es una recreación de un sueño que tuvo el joven, mientras que en otra, es evidente que Entoni y su mejor amigo fueron reunidos por la directora, pero su conversación es espontánea y genuina.

En resumen, el manejo creativo de Fiore sobre sus imágenes sirve en parte para contar la historia de la vida de Entoni tal y como él la siente. Escuchar a este niño hablar tan abiertamente sobre su ciudad, su barrio, sus gustos y aversiones o sus ambiciones para el futuro resulta conmovedor (a años luz del cliché del adolescente resentido y rebelde). Entoni se presenta como un niño con muchas ganas de vivir y, aunque causa algunos problemas (o eso dicen otros), su energía no parece una fuerza destructiva. Fiore logra capturar su alegría cuando bucea en el mar, mientras juega con su hermano pequeño o conduce la moto de su mejor amigo, y es imposible no adorarlo. Sin embargo, a lo largo de la película, también sentimos la presencia de una fuerza ominosa e invisible que no ve las cosas de esta manera, ni tiene la paciencia o el deseo de contemplar la humanidad que Fiore muestra en las calles de Nápoles. Podemos sentirla en la forma en que la madre de Entoni le habla a su hijo, en las referencias al padre del chico, que se encuentra en la cárcel, en los breves destellos de jóvenes napolitanos manejando armas de fuego, en los disparos que se escuchan por toda la ciudad, en las noticias de la radio... Pero sobre todo en la voz en off de la abuela de Entoni, Dora, que Fiore introduce elegantemente para resaltar aún más los contornos de la vida del protagonista. Esta matriarca y fumadora empedernida tarda en abrirse, pero su silencio lo dice todo: una palabra fuera de lugar, y su vida podría correr peligro. La mujer decide hablar de todos modos, y a medida que revela más cosas sobre su propio pasado, el miedo por su nieto comienza a cobrar sentido. A través de su historia, marcada por el trauma, la desesperación y el crimen, la mujer deja claros los peligrosos ciclos en los que Entoni corre el riesgo de caer, siguiendo los pasos de sus antepasados. De esta forma, el enfoque creativo de Fiore también sirve para sacar a la luz una perspectiva más amplia que la del propio Entoni, una que solo puede revelarse tras años dedicados a observar cuidadosamente un tema, su mundo y su historia.

Nascondino es una producción de Aleksandra Bilic y Jennifer Corcoran para My Accomplice, con el apoyo del British Film Institute (BFI) y la Film Commission Regione Campania.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy