email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2021 Orizzonti Extra

Crítica: The Blind Man Who Did Not Want to See Titanic

por 

- VENECIA 2021: Seguramente querréis ver esta oscura, dulce y divertida cinta del finlandés Teemu Nikki, al contrario que su protagonista "DiCapriófobo" con la película titular

Crítica: The Blind Man Who Did Not Want to See Titanic
Petri Poikolainen en The Blind Man Who Did Not Want to See Titanic

Dado que, durante muchos años, Titanic, de James Cameron, tuvo el récord de película más taquillera de todos los tiempos a nivel mundial, el protagonista de The Blind Man Who Did Not Want to See Titanic [+lee también:
tráiler
entrevista: Teemu Nikki y Jani Pösö
entrevista: Teemu Nikki, Jani Pösö y…
ficha de la película
]
debe ser uno de los pocos amantes de la película que no compró una entrada en 1997. Su obstinación es sorprendente, interesante y contraproducente (no avergüenza a la filmografía de Cameron, como afirma en la película —en cambio, sí lo hace Mentiras Arriesgadas—). Esta interesante película del especialista finlandés en cine de género, Teemu Nikki, acaba de estrenarse en la presente edición del Festival de Venecia, en la nueva sesión Orizzonti Extra. Obtuvo el premio del Público, algo predecible, ya que en la proyección que presenció este periodista, recibió uno de los aplausos más cálidos de la quincena.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

The Blind Man Who Did Not Want to See Titanic también pertenece a una generación de películas con una actitud mucho más progresista hacia la discapacidad, ya que no la ven como una aflicción dañina, definida por la falta de privilegios que sí tienen las personas sin discapacidades. Parafraseando las recientes declaraciones de Nikki, es una película centrada en un protagonista que es discapacitado, y no un alegato sensiblero o condescendiente sobre la discapacidad. No sólo eso, el papel del protagonista, Jaakko, es interpretado por un hombre que padece esclerosis múltiple (en la película, la enfermedad le causa ceguera), Petri Poikolainen, un viejo amigo del director. Más allá de otras consideraciones, esto también refleja la idea cada vez más obsoleta de que los actores sin discapacidades deberían ser la primera opción para interpretar a personajes con discapacidad (como el caso del actor Eddie Redmayne en La teoría del todo, donde ganó aplausos por la precisión de la simulación).

Es una historia con una estructura clásica. Situamos la vida de Jaakko en su apartamento repleto de películas en DVD, le damos una fuerte relación con un personaje secundario —una mujer con una especie de discapacidad visual llamada Sirpa (Marjaana Maijala), a quien conoce en internet—, una misión (conocerla) y un obstáculo para poner en marcha la trama. Su sentido del humor también es una bendición: el director llena la película de humor seco y respuestas ingeniosas (“No pude diferenciar a Kurt Russell de los perros en La cosa, así que estaba jodido”), pero nunca convierte la película en una “broma”.  

Quizás se muestra de una forma demasiado bondadosa hasta una complicación en mitad de la película, donde Jaakko intenta llegar por sus propios medios hasta la casa de ella, pero es capturado por dos matones que intentan robarle. Jaakko, que siempre va acompañado de una referencia cinematográfica (esta vez a los secuestradores torpes de Fargo), se toma la situación en serio y parece aceptar, de una forma casi espiritual, la mala suerte y la potencial herida que puede causarle. Pero, una vez más, el humor es el bálsamo, esta vez en forma de comedia burocrática, ya que los ladrones se enfrentan a sus propios obstáculos —dispositivo de seguridad de la tarjeta de crédito, errores geográficos— que permiten triunfar a Jaakko.

El hilo conductor de este conjunto de piezas hasta su final sentimental es donde la película deja de ser convincente y empieza a tomar atajos para convertirse en una pieza conformista demasiado azucarada (afortunadamente, Jaakko puede perdonar la referencia musical Disney). Pero es una buena película sobre un héroe aficionado al cine, que seguramente gustará al público en los festivales.

The Blind Man Who Did Not Want to See Titanic es una producción finlandesa llevada a cabo por It’s Alive Films y Wacky Tie Films. Intramovies gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy