email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2021 Orizzonti

Crítica: White Building

por 

- VENECIA 2021: Decimos adiós al edificio blanco de Phnom Penh del título en el rutilante primer largometraje de ficción del director camboyano Kavich Neang

Crítica: White Building

White Building [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, del cineasta camboyano Kavich Neang, repite un sabio consejo para cuando las cosas se ponen difíciles: cuando tengas problemas, baila. La película comienza con nuestro protagonista, Samnang, o Nang (Piseth Chhun), y sus dos amigos practicando una coreografía de hip-hop para una competición (y lo cierto es que no lo hacen nada mal). Esto ayuda a compensar la oscuridad, perfectamente coloreada e iluminada, que acaba consumiendo a este impresionante debut de ficción, una obra que sirve como complemento del anterior largometraje documental del director, Last Night I Saw You Smiling [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
(2019), que también trata sobre la venta de la vivienda familiar y la gentrificación de su ciudad. La película se estrenó a principios de esta semana en la sección Orizzonti del Festival de Venecia, y se proyectará el mes que viene en la Competición de Óperas Primas del Festival BFI de Londres.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

White Building es un trabajo profundamente personal y mutable, que sigue las desventuras de Nang, su madre (Sokha Uk) y su padre (Sithan Hout), ambos enfermos y melancólicos, junto con el Edificio Blanco titular, que ha sido su hogar durante generaciones, además de una construcción apreciada entre las viviendas sociales de Phnom Penh, que pasa a comercializarse para inversores japoneses y chinos. Somos transitorios, y raramente permanecemos en un lugar, pero el Edificio Blanco tiene una cierta función simbólica: es el hogar de una clase vibrante de artistas locales y funcionarios públicos, y desde su construcción en 1963 (en un estilo moderno y funky ligado al auge de la arquitectura brutalista en el Reino Unido), un testigo silencioso de las trágicas convulsiones sociales de Camboya.

En su película Fish Tank [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Andrea Arnold
ficha de la película
]
 (2009), Andrea Arnold sentó un precedente interesante a la hora de filmar imágenes arquetípicas del realismo social británico (viviendas estatales, hormigón y cocinas estrechas) de una forma abstracta y lírica. Esto no está muy lejos de lo que logra Neang en su película, incluyendo el importante tema del baile (un baile muy preparado, que no tiene nada que ver con balancearse en un rincón de la discoteca), como una forma de purgar y liberarse del dolor. Después de que los tres amigos, Nang, Ah Kha y Tol, se den cuenta de las limitaciones de su talento durante una decepcionante actuación pública (con lo triste que resulta ver morir los sueños de alguien...), la atención de la película se centra en el abandono del edificio, un tema aún más pesimista.

Esto también aparece representado como un símbolo a través de la diabetes del padre de Nang (cuyo nombre nunca se revela), lo que provoca un problema con un dedo del pie que los médicos, que forman parte de un sistema con fines puramente lucrativos, sugieren amputar. El padre es un hombre decidido que prefiere los remedios naturales, como un compuesto a base de miel. Irónicamente, parece un individuo menos pragmático que su hijo veinteañero, que ve cómo Camboya está cambiando y comparte la determinación de su generación por hacer algo al respecto. De esta forma, al igual que el director de la película, Nang opta por el cine.

Por momentos, los 90 minutos de duración de White Building parecen más bien una obligación que algo justificado, debido a la reducida cantidad de eventos consecuentes que se desarrollan en la trama. Neang también está experimentando, incluyendo interludios documentales con planos estáticos de larga duración de los pasillos en ruinas, combinados con una secuencia de fantasía minimalista que recuerda a Apichatpong Weerasethakul, de una forma a veces irregular y provisional. Sin embargo, a pesar de tratarse de una coproducción camboyana poco convencional, lo cierto es que la película inspira confianza en el futuro de Neang, que podría llegar a convertirse en un narrador elocuente, un poeta que escribe sobre vidas atrapadas en la historia, al igual que su coproductor Jia Zhangke en China.

White Building es una coproducción entre Camboya, Francia, China y Catar. La cinta ha sido producida por Davy Chou para Anti-Archive y Marine Arrighi de Casanova para Apsara Films. Les Films du Losange se encarga de las ventas. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy