email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2021 Quincena de los Realizadores

Crítica: Ali & Ava

por 

- CANNES 2021: La película de Clio Barnard es un cuento romántico atípico ambientado en Bradford, lleno de canciones y con una estupenda interpretación de Adeel Akhtar

Crítica: Ali & Ava
Claire Rushbrook y Adeel Akhtar en Ali & Ava

De Ken Loach a Gurinder Chadha, los directores británicos han creado un enorme catálogo de películas sobre historias de amor transculturales entre un hombre asiático y una mujer blanca británica, tanto que se ha convertido en un verdadero subgénero del cine británico. Hay contados ejemplos en los que el elemento del romance transcultural no sigue un determinado patrón, como en el ya clásico Mi hermosa lavandería, de Stephen Frears. De hecho es necesario mencionar un largometraje tan especial como Mi hermosa lavandería para añadir algo novedoso a ese grupo de películas. Y entonces llega el título Ali & Ava [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
a la sección Quincena de los Realizadores de Cannes y se convierte en ejemplo de un nuevo enfoque, o al menos hasta que llega a un callejón sin salida y hace aguas con una narración opaca y un desarrollo algo torpe.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

El mérito es de la directora británica Clio Barnard (The Arbor [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, The Selfish Giant [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Clio Barnard
entrevista: Clio Barnard
ficha de la película
]
) por haber intentado dar una vuelta de tuerca a esas historias de amor y haberse centrado en unos protagonistas románticos. Nunca ha habido unos Romeo y Julieta como Ali y Ava. Barnard lo consigue subiendo la edad de sus personajes y dotándolos de unas vivencias y unos matices con los que no saben lidiar.

La estrella es Adeel Akhtar, con una fantástica interpretación como Ali. Hace que el taxista (y guitarrista) de Bradford parezca agradable y creíble, a pesar de todas sus rarezas y una primera escena de presentación en la que tranquiliza con una canción a un grupo de niños de lo más exaltado. Está pasando una mala etapa porque su matrimonio se ha desmoronado y vive bajo el mismo techo que su mujer (Ellora Torchia) aunque en habitaciones separadas, y ella ha empezado a quedar. Esto constituye un problema porque él intenta por todos los medios que nadie se entere. Argumenta como razón principal la vergüenza y la preocupación de su familia, muy religiosa, pero la verdad es que en el fondo no está preparado para afrontarlo. Ni siquiera cuando empieza a surgir el amor con Ava (Claire Rushbrook).

Ava es mitad británica y mitad irlandesa, tiene varios hijos de distintos padres y es ayudante en un colegio. Siente que no se merece una oportunidad en el amor ni ser feliz. Pero todo cambia cuando conoce a Ali; se abre a él y le cuenta sus pasados éxitos académicos y sus relaciones, estableciendo así un vínculo que le era ajeno desde hacía mucho tiempo. Ava ofrece simpatía, empatía y comprensión en medio de tanto sufrimiento.

Todo esto es fascinante, pero entonces por alguna razón se intenta abrir por la fuerza una nueva trama. El hecho de que su madre esté saliendo con un hombre negro hace que su hijo, Callum (Shaun Thomas), se ponga de los nervios. Tiene colgando en su habitación la bandera de Inglaterra, lo cual hace pensar acerca de la idea de que los niños tienden a olvidar las luchas de sus antepasados, pero al final es un indicativo de que Callum es racista. Hay detrás la historia de un padre violento, unas botas simbólicas y unos secretos familiares, si bien todo parece algo exagerado, especialmente después de cómo se ha desarrollado la historia de amor principal. Uno siente que el conflicto que se crea es algo forzado.

Hasta ese momento, Barnard muestra mucho estilo a la hora de retratar personas y lugares en Bradford. Plasma un sentido de comunidad capaz de crear problemas y encontrar soluciones. Todo está rodado con mucho gusto y bien orquestado hasta el tramo final, en el que la trama cae en un cierto cliché (un personaje llega justo en el momento equivocado y ve algo que no es lo que cree) y roza lo tosco. Incluso las numerosas secuencias musicales que en un principio son divertidas empiezan a chirriar cuando la película desafina.

Ali & Ava es una producción del Reino Unido. Su presentación está en manos de BFI y Screen Yorkshire y la producción es de BBC Films y Moonspun Films. Altitude Film Entertainment se encarga de sus ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marcos Randulfe)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy