email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2021 Quincena de los Realizadores

Crítica: A Chiara

por 

- CANNES 2021: Jonas Carpignano cierra su "trilogía de Gioia Tauro" con una película a medio camino entre documental y ficción que se centra en una niña parte de una familia del mundo del crimen

Crítica: A Chiara

Jonas Carpignano cierra su "trilogía de Gioia Tauro" con A Chiara [+lee también:
tráiler
entrevista: Jonas Carpignano
ficha de la película
]
, que ha tenido su estreno mundial en la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes, tras haber dirigido Mediterranea [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jonas Carpignano
ficha de la película
]
, presentada en la Semana de la Crítica en 2015, y A Ciambra [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jonas Carpignano
ficha de la película
]
, seleccionada también en la Quincena de los Realizadores hace cuatro años, donde recibió el sello Europa Cinemas. Además, gracias a contar con la producción ejecutiva de Martin Scorsese, A Ciambra logró conquistar al público y la crítica en decenas de festivales, alzándose con los premios David di Donatello a la mejor dirección y mejor edición en Italia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Podríamos considerar A Chiara como un spin-off de A Ciambra: desde el gueto suburbano en el que vive la pequeña comunidad gitana que dio título a la anterior película, el director y guionista nacido en Nueva York traslada la acción al centro de la localidad calabresa de Gioia Tauro. En la película, cuando la protagonista Chiara Guerrasio (interpretada por la debutante Swamy Rotolo) cruza la Ciambra conduciendo la moto de un amigo, Carpignano establece un vínculo entre las dos historias y rinde una especie de homenaje a la anterior, con un conmovedor cameo del joven Pio Amato, estrella de la película de 2017, cuando tenía 14 años.

El director mantiene el mismo estilo con A Chiara, una obra a medio camino entre el documental y la ficción, que el propio Carpignano definió en su primera película como cine de guerrilla. Siempre con humanidad y un profundo afecto, el director traslada su foco de atención de los inmigrantes ilegales a los gitanos, y finalmente a una niña de 15 años, para explorar desde un punto de vista original las familias de la 'Ndrangheta, la mafia calabresa que ha conquistado Europa.

Chiara es una chica normal, relativamente acomodada en un entorno donde esto se mantiene oculto. La vemos corriendo en el gimnasio, cotilleando con sus amigas en el paseo marítimo o escuchando trap italiano. La gran fiesta por el 18 cumpleaños de su hermana mayor, Giulia, parece ir bien, a pesar del ambiente impregnado de machismo y un cuestionable sentido de la familia. Hasta que explota el coche de su padre, Claudio (Claudio Rotolo), y comienza la pesadilla para Chiara. Su padre desaparece y su madre, Carmela (Carmela Fumo), no da explicaciones. "Es mejor que una niña no sepa ciertas cosas", es la frase recurrente de sus familiares. Chiara debe abrir los ojos a una realidad que desconocía, o que inconscientemente quiso ignorar. Su padre es miembro de la mafia internacional dedicada al tráfico de drogas, estaba bajo arresto domiciliario y ahora es un fugitivo, escondido en alguna guarida subterránea. La vida de Chiara pende de un hilo y debe tomar una decisión sobre su futuro: o adaptarse a todo lo que la rodea (el silencio, la delincuencia, la opacidad de las relaciones familiares) o aceptar unirse al programa de protección oficial para hijos de delincuentes, que la encomendaría a una nueva familia lejos de su hogar. Antes de tomar una decisión, Chiara necesita enfrentarse a su padre a toda costa.

El director de fotografía Tim Curtin utiliza la luz natural, logrando que todo parezca desgarradoramente real, mientras que la cámara se mantiene en todo momento cerca del rostro y los ojos de la protagonista, siempre atentos y desafiantes. En comparación con los dos largometrajes anteriores de Carpignano, A Chiara demuestra un trabajo de guion más profundo, con una mayor conciencia de los problemas sociales (y legales). En su crítica, también hay una mayor concesión al aspecto ficticio de la historia, que se hace evidente en los momentos en los que se visualizan las pesadillas de Chiara. Curiosamente, la música de la película fue compuesta por el director estadounidense Benh Zeitlin (Bestias del sur salvajes, Wendy) y su colaborador Dan Romer, que también trabajaron en la banda sonora de Mediterranea.

A Chiara es una producción de Stayblack junto a Rai Cinema, Haut et Court y Arte France Cinéma, con la contribución del Ministero della Cultura Italiana y el apoyo de Eurimages y el CNC. MK2 Films se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy