email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2021 Cannes Première

Crítica: Jane par Charlotte

por 

- CANNES 2021: Charlotte Gainsbourg firma un punzante y personal ensayo sobre su madre, Jane Birkin

Crítica: Jane par Charlotte

En Jane par Charlotte [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, Charlotte Gainsbourg combina imágenes nuevas, fotografías y entrevistas para crear un retrato de su madre, Jane Birkin, que tiene poca carga biográfica pero muchas conexiones emocionales. Aquellos que busquen un biopic al uso, con datos y cifras, deberían buscar mejor en Internet. La propia Birkin también publicó un libro fascinante sobre su vida, en el que narra sus arrepentimientos e inseguridades, incluyendo cómo se sintió la semana en que murieron su ex, Serge Gainsbourg, y su padre, así como la tragedia de vivir la muerte de su hija mayor, Kate Barry. La reciente batalla de su madre contra el cáncer parece haber impulsado a Gainsbourg a realizar este retrato, presentado en la nueva sección Cannes Premiere del Festival de Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película comienza con un concierto en el que Birkin está cantando "Those little things I got from you", dando las gracias a Serge Gainsbourg mientras habla con el público. De esta forma, se establece el tono de la película, que asume que su público potencial tiene suficiente información sobre Birkin y Gainsbourg para entender estas referencias, ya que la directora debutante no pierde el tiempo aportando hechos y cifras. El objetivo principal de la película es brindarle a Gainsbourg la oportunidad de "mirarte [a Birkin] de una manera en la que nunca antes me había atrevido".

La primera pregunta que le hace a su madre parece un tanto abstracta y egocéntrica, ya que la obliga a cuestionarse si trató a su hija mediana, Charlotte, de manera diferente a las demás. No obstante, está planteada de forma inteligente, ya que le permite a Jane mencionar a Kate y a su hija menor, Lou Doillon. Por encima de todo, le permite a la directora revelar información sobre sí misma sin decirlo abiertamente ni ser el centro de atención. La película trata tanto sobre la cineasta como sobre su madre, centrándose en los vínculos que las unen. Las preguntas tienen un estilo conversacional, haciendo que parezca que los espectadores asisten a una conversación privada a la hora de la cena, en lugar de una entrevista periodística.

En sintonía con el comentario que realiza la propia directora durante la película, asegurando que ella y su madre son personas humildes, ambas se niegan a vanagloriarse de todas las cosas que han hecho a lo largo de sus carreras. Birkin habla sobre el paso del tiempo, el hecho de vivir con arrugas y el trabajo necesario para combatirlas, así como el cambio que ha sufrido su condición física durante los últimos dos años. Charlotte saca fotos de su madre mientras la película logra mantener el interés visual, cambiando constantemente la ambientación y presentando al dúo haciendo cosas juntas o con su familia, en lugar de limitarse a hablar solas en una mesa. En la era de Instagram, donde las superestrellas usan las redes sociales para mostrar la mejor parte de sus vidas, resulta agradable ver a Birkin realizando tareas cotidianas, como cocinar, practicar jardinería o jugar con sus nietos.

La película se traslada a Nueva York, donde Birkin ofrece un concierto. En los camerinos, asistimos a reflexiones profundas sobre la ansiedad y el pánico escénico. La película cambia de ritmo cuando la directora lleva a su madre a la antigua casa de su padre, que Birkin no ha visitado en los últimos 30 años. Un lugar que parece un museo y despierta viejos recuerdos.

La conversación final es la más interesante en lo que se refiere a temas biográficos, ya que Birkin habla sobre sus adicciones a las pastillas para dormir y al alcohol, explicando cómo su estado mental condicionó sus sentimientos sobre las relaciones que tuvo con los tres hombres con los que tuvo hijos. Gainsbourg se revela como una directora prometedora en una película que intenta ser mucho más que una obra para los fans.

Jane par Charlotte es una producción de las francesas Nolita Cinema y Deadly Valentine. The Party Film Sales se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy