email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SHEFFIELD DOC FEST 2021

Crítica: Factory to the Workers

por 

- La historia de la fábrica croata ITAS se convierte en un amargo recordatorio del injusto juego del mercado en el documental de Srdjan Kovačević

Crítica: Factory to the Workers

ITAS, una fábrica de maquinaria ubicada en la ciudad croata de Ivanec, se convirtió en el centro de atención de los medios en el año 2005. La planta fue una de las muchas víctimas de la privatización no regulada que impulsaron los sucesivos gobiernos croatas con el objetivo de atraer inversiones extranjeras. Los trabajadores de la fábrica, furiosos con sus nuevos dueños y liderados por el carismático Dragutin Varga, tomaron el control del lugar, convirtiéndose en el único ejemplo exitoso de ocupación de una fábrica en Europa. Basando su nuevo modelo en la autogestión, donde cada trabajador pasaba a ser accionista de la empresa, todo parecía una utopía hecha realidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El director croata Srdjan Kovačević esperaba hacer un documental sobre este supuesto paraíso de los trabajadores, pero lo que encontró dio como resultado una película muy diferente: Factory to the Workers [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, que ha tenido su estreno mundial en el Sheffield Doc/Fest.

De una forma reveladora, la película comienza con un plano del retrato del expresidente yugoslavo Tito, colgado en la pared de la fábrica. A pesar de ser considerado un remanente del pasado comunista en el nuevo estado de Croacia, sigue siendo un referente para algunos románticos de izquierdas y activistas sindicales. Kovačević nos introduce directamente en el turbulento presente de ITAS, dirigida actualmente por Božo Dragoslavić, mientras que Varga, un fumador empedernido, sigue siendo el líder de los trabajadores.

La situación no pinta bien para la fábrica, cuyos principales compradores son grandes empresas de Alemania y Rusia. Los salarios se retrasan, y a menudo se reducen, mientras que los trabajadores, especialmente los más jóvenes, están cada vez menos interesados en las acciones de la empresa y más en su futuro y seguridad. La última máquina se compró hace diez años, los préstamos y las deudas se acumulan y el descontento hacia Dragoslavić va en aumento. Los trabajadores jóvenes se marchan tan pronto como reciben una oferta mejor.

Se organizan frecuentemente reuniones de la cooperativa, en las que Varga y Dragoslavić se dirigen a los asistentes, que murmuran en desacuerdo. Los trabajadores también discuten entre ellos y no disponen de ayudas estatales o de fondos de apoyo europeos. Parece que ha triunfado el peor tipo de capitalismo, ya que el mercado no es igual de libre para todos los implicados.

Toda la película se desarrolla en el interior de la fábrica, con sus pasillos llenos de máquinas atronadoras, que obligan a los protagonistas a gritar para hacerse oír. Hay un gran mural cubriendo una de las paredes, en el que se puede leer "¡LA FÁBRICA PARA LOS TRABAJADORES!". Un mensaje que, a medida que avanza la película, resulta cada vez más irónico, en contraste con el "¿Dónde están los salarios?", garabateado en el tablón de anuncios.

Los dos personajes principales, Dragoslavić y Varga, se muestran nerviosos a lo largo de toda la película. El primero se pone cada vez más a la defensiva durante el período previo al voto de confianza de la junta, mientras que el segundo sigue luchando con uñas y dientes para no perder la guerra que ha estado librando durante casi 20 años.

El documental ofrece un visionado abrupto y complicado, ya que el espectador tiene que esforzarse por comprender las razones concretas por las que ITAS está pasando un mal momento. Kovačević ofrece muy pocas explicaciones, limitando su enfoque a la observación e incluyendo un par de entrevistas, de las cuales obtenemos fragmentos de información, pero nunca una explicación completa. El espectador tiene una idea general de lo que está provocando el deterioro de la economía nacional, y puede empatizar fácilmente con la difícil situación de los trabajadores. En lugar de una ventana a la esperanza, Factory to the Workers es un recordatorio amargo de que un modelo empresarial justo y humano no es capaz de competir en un escenario desigual. Una película difícil pero importante.

Factory to the Workers es una producción de la croata FadeIn.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy