email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

MÁLAGA 2021

Crítica: Sedimentos

por 

- Adrián Silvestre acompaña a seis transexuales en un viaje por la España rural, donde la convivencia entre ellas va desvelando distintas personalidades, deseos y conflictos

Crítica: Sedimentos

En 1983, Antonio Giménez-Rico, un director habitualmente comercial, sorprendió con un documental que se alejaba completamente de su línea editorial anterior: se titulaba Vestida de azul y reunía a seis transexuales en el Palacio de Cristal del Retiro madrileño, donde hablaban de sus vidas, algunas terribles y sórdidas, porque en aquellos tiempos en España muchas tenían que dedicarse a la prostitución para sobrevivir. Aquel film abrió una ventana a un universo desconocido que aún no tenía ni una terminología correcta, pues hasta en los medios de comunicación las confundían con drag queens, travestis y transformistas. Casi cuarenta años después, el valenciano Adrián Silvestre ha reunido también a seis mujeres transexuales en su segundo largometraje, Sedimentos [+lee también:
tráiler
entrevista: Adrián Silvestre
ficha de la película
]
, pero, afortunadamente, la sociedad ha avanzado hacia la aceptación del colectivo, aunque aún queda camino por recorrer hasta la normalización absoluta (sin ir más lejos, la ley trans aún no ha sido aprobada en España). La película se estrena mundialmente en la sección oficial Documentales de la edición número 24 del Festival de Málaga. Días más tarde se podrá ver en el 23º Festival de Documentales de Tesalónica (Newcomers Competition) y en Fire!! Mostra Internacional de Cine gay y lésbico de Barcelona (de ambos informaremos también desde Cineuropa).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Por eso, porque vivimos en otros tiempos, el tono de Sedimentos dista bastante de aquel a ratos oscuro de Vestida de azul, aunque en ambos casos podemos utilizar los conceptos de veracidad y necesidad para acompañar esta reseña. Silvestre se ha mezclado con sus chicas logrando que éstas se desnuden física y anímicamente ante una cámara que nunca las perturba, jamás las invade y se confunde con una integrante más de esa caravana de mujeres que viajan hasta un pueblo de León donde creció una de ellas. Llega a ser tal el nivel de intimidad, que el espectador logra sentirse como una amiga más del grupo.

Allí Yolanda Terol, Lena Brasas, Tina Recio, Saya Solana, Cristina Millán y Alicia Benito encontrarán un lugar acogedor, donde se las recibe con normalidad y ellas harán excursiones (la que realizan en una cantera explica el título del documental) al tiempo que desgranan –en distintas escenas de diálogo– lo que les preocupa, han vivido o esperan del futuro. Con frescura, pinceladas de humor y sin victimismo, Sedimentos retrata esa cotidianidad de seis personas (incluso sus caracteres a veces chocan con estrépito) que sólo buscan ser ellas mismas, sin ataduras, sin clichés.

De este modo, esta película se erige en un magnífico vehículo para adentrarnos en la realidad de personas que valientemente han remado contra corriente para vivir como desean, luchando contra esquemas y prejuicios sociales: pertenecen a tres generaciones distintas, a clases sociales diferentes y con un pasado no siempre fácil, pero les une un sentido del compañerismo capaz de sobrevolar sobre cualquier conflicto surgido en esos días de convivencia. Algo que Silvestre –con cariño, respeto y naturalidad– muestra en Sedimentos: sin duda uno de los films de no ficción más interesantes de esta temporada.

Sedimentos es una producción de Adrián Silvestre Films y Testamento. De sus ventas se ocupa la estadounidense The Film Collaborative.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy