email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CPH:DOX 2021 Dox:Award

Crítica: Passion

por 

- Maja Borg propone un relato solemne, e irónicamente algo desprovisto de pasión, de autodescubrimiento a través de rituales queer BDSM y cristiandad

Crítica: Passion

Pero no nos emocionemos todavía: aunque cualquier resumen de Passion [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Maja Borg (proyectada en la sección Dox:Award del CPH: DOX) parece sugerir algo interesante y controvertido, no es la historia que estamos esperando. La búsqueda de realización sexual y emocional después de una relación traumática puede incluir un primer plano ocasional de la cuerda y de las marcas que deja en la piel, pero no tiene nada que ver con las propuestas mainstream de los Razzie. Es mucho más tierna, delicada y, por desgracia, bastante aburrida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Es comprensible que, en un momento en que el mundo parece abrazar a personajes virginales que firman contratos turbios con magnates de los negocios, Borg elimine su potencial sensacionalista. Las personas que muestra son conscientes de sus acciones, muy respetuosas y, en general, se ayudan unas a otras. Quizás hubiera sido más interesante centrarse en la comunidad y no en el “viaje espiritual” de la directora, puesto que Passion a menudo parece representar la lectura de un diario, donde Borg narra sus experiencias de una forma poética y muy descriptiva.

El problema es que resulta difícil comprender por lo que está pasando, y eso es incomprensible en una película que trata del intento de sentir algo, cualquier cosa o, al menos, algo más, después de que una experiencia dolorosa le provocara la necesidad desesperada de un cambio. Los temas religiosos vienen y van, junto con frases como “no poner la otra mejilla” nunca más, pero para renacer de verdad, la sexualidad necesita fusionarse con la espiritualidad. Aunque, por otro lado, quizás siempre haya sido así: después de todo, “pasión” viene de una palabra latina que significa sufrimiento, y ser humano es anhelar algo que no está a nuestro alcance. “Lo que obtenemos son atisbos de lo que la iglesia llama ‘gracia’”, dice alguien aquí, y sí, eso es tan bueno como parece.  

Sin embargo, en este caso, no es importante llegar a una conclusión en particular. En lugar de eso, Borg escucha historias y sigue experimentando. Desde el punto de vista visual, todo es un poco caótico, ya que va de una cinematografía granulosa en blanco y negro a escenas cuidadosamente organizadas que muestran varios rituales, y la película sólo cobra vida cuando las personas empiezan a abrirse. Cada persona con la que habla sabe perfectamente la impresión que causan “esos sádicos, raros”, pero analizan sus necesidades con claridad, mientras predican que “vivir en realidad es jugar”, un pensamiento bonito. También es una conclusión tan buena como cualquiera podría esperar.  

Passion ha sido producida por Stina Gardell para Mantaray Film, Andrea Herrera Catalá, Almudena Monzú y la directora para Amor & Lujo y Maja Borg Film respectivamente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy