email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Reino Unido

Crítica: Communists!

por 

- El programador y crítico galés Christopher Small firma un seductor debut en la dirección con este pseudothriller ambientado en un festival de cine

Crítica: Communists!
Poppy Rivers-Vincent en Communists!

Communists! [+lee también:
tráiler
entrevista: Christopher Small
ficha del filme
]
, que retrata al artista como un espectador agotado de un festival de cine, es la ópera prima del reputado crítico y programador Christoper Small, que ha trabajado en Locarno, en el Sheffield Doc/Fest y en el Doc Alliance de Praga. En esta ocasión, se pone detrás de la cámara como escritor y director para continuar con una larga tradición de aprendices que se convierten en maestros. La película, estrenada la semana pasada en el BAFICI de Argentina, es una obra hecha a pequeña escala, casera, con un presupuesto muy reducido y con un reparto sin experiencia; pero que convierte sus debilidades en fortalezas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Es como ese viejo consejo para los escritores que aprenden su oficio: “escribe sobre lo que sabes”. En efecto, es una obra repleta de cultura cinéfila y de festivales de cine: tenemos tote bags de Il Cinema Ritrovato Bologna, eventos de industria en mesas a la luz de las velas donde descansan botellas de vino medio vacías, acusaciones de nepotismo en torno al programa de la competición, y un aura de sobreestimulación y agotamiento como consecuencia de una dieta semanal a base de cine arte y charlas. Sin embargo, la película de Small no es elitista ni autoritaria puesto que es consciente de la relación de estos eventos con la sociedad normal, y de la vulnerabilidad de los creadores y trabajadores culturales que pasan por ellos. El título es una revelación involuntaria, una broma y una pregunta existencial: ¿es posible encontrar una conciencia social revolucionaria en este tipo de eventos, a pesar de las películas políticas que invaden sus programas?

El argumento centrado en el cine dentro del cine y en el bloqueo creativo del creador recuerda a Adaptation. El ladrón de orquídeas, de Spike Jonze; pero a este crítico se le ocurre una comparación mejor: las historias observacionales de jóvenes aislados de Jacques Rivette, y las intrigas conspirativas que los envuelven como la hiedra a una casa deteriorada. Sacha (Poppy Rivers-Vincent) es una animadora experimental de 21 años que exhibe su segundo (!) largometraje en un festival de cine ficticio, pero muy prestigioso, en el sur de Gales. Es un lugar importante para Sacha: su abuela, bohemia y de izquierdas, alojaba a muchos artistas y a otros nómadas en su vieja casa, y su prima adoptiva, Connie, colabora con el festival. Sacha se siente bloqueada en su trabajo y quiere hacer una película en imagen real con un impacto social más amplio —de ahí los “comunistas”— e inicia su investigación en este viaje.  

Mientras camina por un bosque en uno de sus descansos, presencia un horrible acto de violencia y, como si no tuviera suficiente con estrenar una nueva película experimental ante un público nuevo, su única opción es comportarse como un personaje de una película de otro género: el crimen comercial. Es como si fuésemos a un festival de cine sin estar vacunados, y pudiésemos “captar” el aura de una película que vemos en exhibición; esta es la sensación que tenemos cuando estos tropos del género se adhieren como una espora a un drama de millennials insatisfechos.

Algunos espectadores pueden considerar amateur el aspecto minimalista, sin adornos y algo sobreexpuesto de la fotografía digital de Communists!. Sin embargo, existe en una tradición de películas repletas de cinefilia, con medios limitados, pero mucho que decir. Es como una ilusión óptica: Small depende tanto del espacio fuera de la pantalla para dar la impresión de un festival de cine concurrido más allá de sus fotogramas, que suele presentar a los personajes conversando en una escena con la cámara a su altura. Pero él nos lo vende, y ahí tenemos el astuto artificio del cine, necesario en producciones de una escala mucho mayor que Communists!.

Communists! ha sido producida en Reino Unido por Christopher Small para su propia productora, Antinomovies.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy