email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LUXEMBURGO 2021

Crítica: An Zéro – Comment le Luxembourg a disparu

por 

- La docuficción de Myriam T. y Julien Becker imagina las repercusiones de una catástrofe nuclear en el futuro del Gran Ducado

Crítica: An Zéro – Comment le Luxembourg a disparu

En marzo de 2012, un año después del desastre de Fukushima, el parlamento de Luxemburgo aprobó una moción que estipulaba que la central nuclear de Cattenom, situada en Francia, a 35 km de la capital de Luxemburgo, “pone en riesgo la soberanía y la sostenibilidad de la nación luxemburguesa”. La revelación de fallos en los sistemas de seguridad de esta joya energética lorenesa, cuyo servicio se remonta a 1986, ha exacerbado las protestas. El gobierno presiona para que cese la actividad de la central, cuya vida útil estaba estipulada en 30 años. Sin embargo, su operador, EDF, acaba de inicia una obra para prolongar su actividad. Los retos son enormes: la central es la tercera de Francia, y su primer reactor produce por sí solo el 2 % de la electricidad francesa.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Conocido por sus cortometrajes a caballo entre el thriller y la ciencia ficción (22:22 y Article 19-42), el director Julien Becker aborda el tema con fervor. Para hacer la docuficción An Zéro [+lee también:
entrevista: Julien Becker
ficha de la película
]
, estrenada en el Luxembourg City Film Festival, se ha unido a Myriam Tonelotto (Myriam T.) y Thomas Tomschak. Juntos, han imaginado la sobrecarga y posterior explosión de un reactor de Cattenom, y el desarrollo de los acontecimientos. Desde las primeras señales malinterpretadas por los ciudadanos afectados directamente (el 75 % de la población luxemburguesa vive en el primer perímetro de seguridad de la central), a los procedimientos de evacuación, pasando por los momentos de pánico: todo se recrea con realismo y un sólido trabajo de documentación.

An Zéro prioriza a los actores luxemburgueses del momento: ellos y ellas interpretan a ciudadanos desorientados, con diferentes niveles de implicación. Sophie Mousel y Joël Delsaut forman el dúo de periodistas que cubren el cataclismo en directo. También los vemos unos años más tarde, cuando Luxemburgo se ha convertido en tierra de nadie y cuya población se encuentra diseminada en el extranjero en campos de refugiados. El abogado interpretado por Luc Schiltz (protagonista de la serie Capitani) quiere revelar los secretos ocultos por los operadores de la central. Junto a ellos, los espectadores logran poner en imágenes y palabras una situación difícilmente imaginable: la extinción progresiva de la identidad cultural de todo un país.

La fuerza de la película también reside en las continuas idas y vueltas entre las secuencias ficticias y los testimonios reales de los expertos. Los autores han interrogado a políticos, físicos, un abogado experto en derecho de personas refugiadas, un constitucionalista e historiadores. Todos comparten sus reacciones e imaginan el impacto de la catástrofe. De paso, recordamos que varias instalaciones nucleares francesas se han instalado a lo largo de las fronteras alemana, belga y luxemburguesa… Los comentarios de los participantes confieren una solidez adicional a la empresa inédita de An Zéro. Las entrevistas, acompañadas de animaciones en 3D que recuperan la estética del cine de anticipación, son escenificadas con humor y originalidad.

Además de la película, una aplicación móvil permitirá vivir el día de la catástrofe. Se lanzará el día de la primera emisión en Arte. El proyecto ha sido producido por Skill Lab Creative Studio y el NDR alemán.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy