email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2021 Competición

Crítica: Fabian – Going to the Dogs

por 

- BERLINALE 2021: La película de Dominik Graf, ambientada en el declive de la República de Weimar, no es relevante ni cautivador, a pesar de los esfuerzos de Tom Schilling y Saskia Rosendahl

Crítica: Fabian – Going to the Dogs
Tom Schilling en Fabian – Going to the Dogs

Fabian – Going to the Dogs [+lee también:
tráiler
entrevista: Albrecht Schuch
ficha de la película
]
, que compite por el Oso de Oro en la sección principal de la Berlinale, es una adaptación de la novela homónima de Erich Kästner. Se publicó hace 90 años y es conocida por aplicar técnicas cinematográficas, como los cortes rápidos, a la escritura. Los mismos trucos se usan en la película de Dominik Graf, pero en lugar de ser radicales, dan una impresión bastante extraña, especialmente si uno desconoce lo que los inspiró en primer lugar. La cámara que cambia y corta de improviso, el estilo visual que va de lo contemporáneo a la estética de los años 30, así como la incorporación de material de archivo de la República de Weimar crean caos adicional e impiden al público de conectar con los personajes principales. Dichos personajes son el aspirante a escritor Fabian (Tom Schilling), su compañero Labude (Albrecht Schuch) y su interés romántico, la estudiante internacional de derecho y cine y actriz en ciernes, Cornelia (Saskia Rosendahl).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Cada uno intenta seguir su camino en un Berlín atormentado por los fantasmas de la Primera Guerra Mundial, la recesión y el auge del nacionalsocialismo. Mediante sus visitas a universidades, burdeles, bares, restaurantes, comensales, habitaciones baratas, alquiladas y casas caras convierten la ciudad en su propio laberinto, que a veces les hace sentirse aún más perdidos, y otras les hace querer volver al lugar al que pertenecen.  

Podría haber sido una película muy interesante si los cortes y otras herramientas de edición se hubieran usado con más frecuencia y de forma más efectiva durante la escritura del guión y mientras se escribía la historia. Se vuelve agotadora en sus casi tres horas de duración y, con frecuencia, recuerda a una película televisiva mala que por alguna razón debe enfocarse en el diálogo y repetir la misma información y acontecimientos, aunque no aporten nada a la historia. Todos los temas interesantes y relevantes, como el resurgimiento de los grupos neonazis y el movimiento #MeToo en la industria del cine, son enterrados bajo diálogos sin sentido y monólogos en off.

Fabian – Going to the Dogs es pasable gracias a las interpretaciones de Rosendahl y Schilling, que tienen una gran química en pantalla y también brillan en sus escenas individuales. Como siempre, el toque humano es más entretenido que jugar con la forma y los cortes. 

Fabian – Going to the Dogs ha sido producida por la compañía alemana Lupa Film. Les Films du Losange gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy