email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2021 Generation

Crítica: Nelly Rapp – Monster Agent

por 

- BERLINALE 2021: Los vampiros veganos por fin existen, según la adorable película para niños de Amanda Adolfsson, basada en los libros de Martin Widmark

Crítica: Nelly Rapp – Monster Agent
Lily Wahlsteen en Nelly Rapp – Monster Agent

Los buenos siempre visten de negro, aunque en el segundo largometraje de Amanda Adolfsson, Nelly Rapp – Monster Agent [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, basado en los libros de Martin Widmark, las insignias en forma de murciélago siempre vencen a las Ray-Ban. Aún así, hay mucho más que un leve parecido con Men in Black en esta historia presentada en la sección Generation de la Berlinale, especialmente en lo que se refiere al concepto de "agentes cazadores de monstruos": una organización clandestina dedicada a lidiar con criaturas mitológicas problemáticas, que también recopila información de la prensa rosa y proporciona a los miembros de la organización tapaderas para no asustar a la población. Incluso aquellas que resultan difíciles de creer, como la de “life coach”. Esa es claramente falsa.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

No es exactamente un problema, ya que a pesar de todas las referencias, Nelly Rapp sigue siendo una propuesta adorable con un gran sentido del humor (lo cual es una rareza si la comparamos con la mayoría de las películas para niños). Los tiempos han cambiado, pero los espíritus del agua todavía prefieren tocar el violín desnudos, arruinando conciertos respetables; los monstruos de Frankenstein podrían participar en The Great Swedish Bake-off, y alguien intenta alimentar con brócoli a un zombi claramente molesto. Francamente, esa escena todavía provoca algunas risas.

La pequeña y pelirroja Nelly (Matilda Gross) descubre todas estas revelaciones y las acepta como una campeona, incluso el hecho de que su difunta madre también estaba metida en el ajo. Al menos antes de su misteriosa desaparición, que podría abordarse perfectamente en una secuela (sí, por favor). Tal vez esto se deba a que la joven nunca ha conseguido encajar, desde luego no en su escuela, donde contar historias sobre “mujeres cubiertas de sangre” y chorrear ketchup sobre un público desinteresado rara vez te coloca en el grupo de los populares. Toda la película trata sobre la necesidad de integrarse, o de sobresalir como un pulgar brutalmente cercenado. En el caso de Nelly, hasta su desdichado padre le pregunta si podría "fingir ser como los demás" (el horror, el horror). Se trata de un dilema al que también se enfrentan los monstruos "rebeldes", aunque nadie se molesta en preguntar qué es lo que quieren realmente. El brócoli no, desde luego, eso queda dolorosamente claro.

Este mensaje de inclusión y amor propio funciona bastante bien, principalmente  debido a las pequeñas bromas que consiguen rebajar el tono sensiblero. Después de todo, el asustadizo padre de Nelly la deja sola durante las vacaciones con alguien llamado tío Hannibal, a pesar de su afición por arrastrar figuras encadenadas a su espeluznante mansión por la noche. Hablando de construcción de personajes, nadie pierde demasiado tiempo mintiéndole a la niña, partiendo de una simple conversación que establece una confianza mutua: "¿Qué hay en el sótano?" "Monstruos, así que no bajes allí". La niña bajará, obviamente, acompañada por su perro London. Pero al menos ahora sabe qué esperar.

Nelly Rapp – Monster Agent es una producción de la sueca SF Studios. REinvent Studios se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy