email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2021 Generation

Crítica: The White Fortress

por 

- BERLINALE 2021: La nueva cinta sobre crímenes del bosnio Igor Drljača, que acaba convirtiéndose en un romance, es su trabajo más logrado, conmovedor y estimulante hasta la fecha

Crítica: The White Fortress
Pavle Čemerikić en The White Fortress

El director Igor Drljača, nacido en Sarajevo y residente en Toronto, vuelve a la Berlinale donde su anterior trabajo, el documental The Stone Speakers [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, se estrenó mundialmente en la sección Forum en 2019. Ahora presenta su película más lograda hasta la fecha, The White Fortress [+lee también:
entrevista: Igor Drljača
ficha del filme
]
, en la competición de la Generation 14plus.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Faruk (Pavle Čemerikić) es un joven de Sarajevo que intenta ganarse la vida vendiendo chatarra con su tío (Jasmin Geljo) e involucrándose peligrosamente en crímenes con su amigo Almir (Kerim Čutura). El crimen en cuestión es el tráfico de chicas para el gran jefe Čedo (Ermin Bravo), pero a Faruk no le basta con llevar a la adolescente Minela (Farah Hadžić) hasta un cliente en su mansión fortificada y protegida por guardaespaldas. Para demostrar su dedicación, Faruk también debe encontrar y preparar a otras jóvenes para la prostitución.

En un centro comercial del centro de Sarajevo, nuestro héroe habla con Mona (Sumeja Dardagan), una chica del instituto. Su relación se convierte en algo cálido y difuso, lo que hace que Faruk que cuestione su plan de reclutamiento. Cuando recoge a una Minela maltratada, su convicción de abortar la misión se consolida. Sin embargo, Almir le advierte que Čedo no lo dejará pasar sin más.

Drljača sitúa la película en los contrastes de la realidad social bosnia. El protagonista vive con su abuela enferma en un apartamento que muestra que esta familia solía ser respetada y sofisticada antes de la guerra, pero que ahora vive en la pobreza. Toda su vida, Faruk ha visto la evidencia de que la educación y los valores humanos no cuentan en esta sociedad en transición, por lo que intenta ser oportunista y “duro” como sus compañeros.

Mona, por otro lado, pertenece a la “nueva élite”. Vive en una casa moderna en una zona elegante de la ciudad y un chófer la lleva a su colegio internacional privado en un Mercedes. Su padre (Alban Ukaj) es el típico político interesado y las elecciones están a la vuelta de la esquina. Los padres quieren enviarla a estudiar a Canadá, donde se quedaría con sus tíos. Pero Mona demuestra ser algo más que otra mocosa mimada.

Entre los muchos segmentos destacados de la película, el episodio de Minela es desgarrador y dice mucho. Cuando Faruk vuelve a llevarla al cliente, ella se muestra segura de sí misma, incluso arrogante y actuando como si tuviera 25 años, pero cuando la recoge, sólo vemos a una niña rota que llama a su madre para decirle que su viaje escolar está yendo bien.

La película mezcla lo antiguo con lo moderno de una manera creativamente caótica, introduciendo una legendaria película de partisanos yugoslavos, mensajes de texto apareciendo en la pantalla, filtros de Snapchat y una discusión sobre un reality show. El director evita rodar en el centro histórico de Sarajevo y se centra en los bloques de apartamentos de los suburbios y en las empinadas calles de las afueras de la ciudad, excepto en la bella escena que cierra la película, que tiene lugar en la fortaleza titular.

El preciso guion de Drljača y sus emocionantes arcos de personajes, el fiable trabajo de cámara de Erol Zubčević y el sobrio y rítmico montaje de Ajla Odobašić la hacen una película ajustada y lograda, pero su verdadera estrella es el actor serbio Čemerikić.

Tras debutar en No One's Child [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
e interpretar papeles pequeños pero clave en Stitches [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Miroslav Terzić
ficha del filme
]
y The Load [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ognjen Glavonić
ficha del filme
]
, puede convertirse fácilmente en el actor protagonista con más talento de su generación en los Balcanes. Con un aspecto que parece una mezcla de un joven Christopher Walken y Kevin Bacon, es igualmente convincente cuando se muestra tierno, amenazante o simplemente extraño y puede tanto contener como dejar salir emociones fuertes.

The White Fortress es una coproducción entre la compañía bosnia SCCA/Pro.ba y la canadiense Timelapse Pictures.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Eva Martínez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy