email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2021 Competición Tiger

Crítica: I Comete

por 

- Pascal Tagnati firma un seductor primer largo, coral, atmosférico e impresionista, en el corazón de las múltiples facetas de un pequeño pueblo corso bajo el sol estival

Crítica: I Comete
Jean-Christophe Folly y Pascal Tagnati en I Comete

Romper la rutina narrativa, dar libertad al espectador como si fuera un viajero de paso en un territorio donde reina una mentalidad compartida por todos, un consenso cultural y tribal subterráneo basado en las tradiciones, y en capturar momentos de vida que clarifican y componen poco a poco, mediante acumulación e intercambios, un mundo muy distinto. Todo ello bajo un sol que ilumina una naturaleza omnipresente y beneficiosa, que mezcla guijarros, vegetación y lagos; y en verano, cuando hace buen tiempo, invita a charlar sobre un murete, bañarse en una cascada o hacer una fiesta por la noche.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

I Comete [+lee también:
tráiler
entrevista: Pascal Tagnati
ficha del filme
]
, la ópera prima del director Pascal Tagnati, es una apuesta arriesgada que se ha proyectado en la sección Tiger del 49º Festival de Róterdam. Se trata de una ficción coral cuya variedad, que roza el documental, dibuja con pequeños toques una identidad local, transgeneracional, que se alimenta de profundos lazos de amistad, amor, familia y hasta poder económico oculto. El cineasta, como un funambulista relajado que salta de un cable a otro (después de haber pulido en el guión los detalles y la arquitectura de su obra, en apariencia libertaria), de un personaje a otro, de un tema a otro, consigue generar impacto, dando lugar a una obra cuyo encanto atmosférico pone sobre la mesa una serie de cartas que acaban formando una escalera cuando la ventana está abierta. Pues no podemos olvidar que estamos en Córcega, donde los personajes no se andan con medias tintas.

En este pueblo donde todos se conocen y se llaman para charlar, los habitantes permanentes se encuentran con sus amigos que van a pasar el verano, las familias se reúnen, los adolescentes se agrupan al borde del aburrimiento, los adultos se cuentan anécdotas, mientras beben o bailan, las personas de edad avanzada observan todo con mirada circunspecta (con conocimiento de causa del pasado): un entramado invisible de cosas que no se dicen. En medio de todo esto, encontramos al simpático treintañero François-Régis (Jean-Christophe Folly), un africano adoptado por la familia que domina a escondidas de las vidas de todos (filtra alusiones a los ingresos de los círculos de juego, a un futuro hipódromo, al apoyo político, etc.) y que es controlada de lejos por su tío y de cerca por sus primos: Charles (Ange-Marie Bisgambiglia) y Carina (Davia Benedetti).

I Comete explora con delicadeza un “paréntesis encantado” insular y solar al estilo Short Cuts para ofrecer una mirada impresionista, que refleja la esencia de este microcosmos de pueblo simbólico de la cultura corsa y entra en contacto con un macrocosmos de afectos humanos universales. Pascal Tagnati firma una película que pide una cierta dosis de dejarse llevar (no querer comprender rápidamente quién es quién y en comparación con quién), pero que merece la pena ver y que también es un pequeño milagro de producción con sólo 200.000 euros de presupuesto para una gran calidad cinematográfica, rica en matices, que el director de fotografía Javier Ruiz Gómez ha sabido aprovechar.

I Comete, producida por 5 à 7 Films y coproducida por Lotta Films, será distribuida en los cines franceses por KMBO, y en el ámbito internacional por Best Friend Forever.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy