email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

GÖTEBORG 2021

Crítica: Persona Non Grata

por 

- La directora danesa Lisa Jespersen presenta una comedia dramática sobre las relaciones familiares más incómodas

Crítica: Persona Non Grata
Rosalinde Mynster en Persona Non Grata

En su primer trabajo, Persona Non Grata [+lee también:
entrevista: Lisa Jespersen
ficha de la película
]
, que acaba de estrenarse mundialmente en el Festival de Göteborg, la directora danesa Lisa Jespersen presenta una comedia dramática sobre las relaciones familiares más incómodas. El cine danés es famoso por este tipo de material y Jespersen lo aborda de una manera más ligera y orientada al público de lo que estamos acostumbrados. La protagonista, una escritora con poco más de treinta años, que ha cambiado su nombre de Laura a Irina y es interpretada por Rosalinde Mynster (de Christian IV [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
y Truth About Men [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
), vuelve de Copenhague a su pequeño pueblo natal en Jutlandia para la boda de su hermano Jannik (Adam Ild Rohweder).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Desde el momento en el que su madre (Bodil Jørgensen) la recoge de la estación de tren, somos testigos del tenso ambiente nacido del viejo resentimiento y del hecho de que Irina se ha alejado del pueblo no solo físicamente, sino también mentalmente. Su madre se queja de que alguien entró en su floristería y ha robado dinero e Irina se opone a su deseo de meter al ladrón entre rejas explicando que encarcelar a los jóvenes no es bueno para la sociedad.

Una vez en su casa, una granja, Irina se sorprende al ver que Jannik se va a casar con Catrine (Anne Sofie Wanstrup), una chica que le hizo bullying durante el instituto. Ninguno lo ha olvidado, aunque Catrine finge que todo es agua pasada. Una mujer imponente con una hija pequeña, Catrine es una persona dominante que quiere tener todo bajo su control y especialmente los preparativos de la boda. La madre de Irina se ha encariñado con su futura nuera e incluso le ha prometido cederle la floristería. Peor aún es que le dio el anillo de boda de su abuela, el cual se suponía que Irina iba a recibir. La frustración de nuestra protagonista por todas estas injusticias va creciendo y apenas consigue contenerse.

Irina no ha estado en casa desde hace años y durante ese tiempo se ha convertido en una persona diferente. Una vegana en esta familia de ganaderos que mantiene una relación abierta con un activista climático, el autor hipster Benjamin. En una exposición, su amiga se queja de cómo su novio es impotente a causa de la ansiedad climática.

En su primera novela, Irina describe su difícil infancia y adolescencia. “La mitad es sobre Catrine”, le cuenta a Jannik, quien no ha leído el libro, ni tampoco nadie de la familia, de hecho. Sin embargo, Catrine encuentra una entrevista de Irina en internet, donde ella habla de lo terriblemente atrasados que estaban en su pueblo y su familia. Naturalmente, todo llegará a un límite en la boda y, como era de esperar, las cosas cambiarán y nuestra protagonista comprenderá la importancia de la familia y las raíces de cada uno.

Basándose en el viejo tópico de la división entre lo urbano y lo rural, Jespersen acaba burlándose más de lo primero que de lo segundo, lo que convierte a la película en algo reaccionario en el contexto del cine danés. La parte de la boda va más allá de la incomodidad del drama familiar esperada y ofrece algunos momentos intencionadamente incómodos que sitúan a la película en el terreno de lo convencional.

Visualmente es una película rica en colores llamativos, rodada por el director de fotografía Manuel Alberto Caro, quien introduce un poco de esa cámara en mano al estilo Dogma para intensificar los momentos clave de las relaciones y revelaciones. En general, la actuación es competente, con Mynster teniendo que equilibrar el nerviosismo y el humor, normalmente con un efecto satisfactorio.

Con su mensaje de buen corazón sobre la tolerancia, Persona Non Grata es realmente un drama familiar incómodo danés “light”, y su mejor oportunidad en estas circunstancias pandémicas es un espacio por la noche en un canal de televisión de mucha audiencia. Fue producida por Hyæne Film ApS, con sede en Copenhague, que también se encarga de los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Eva Martínez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy