email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2021 Competición World Cinema Dramatic

Crítica: Luzzu

por 

- El maltés Alex Camilleri demuestra su talento con un primer largo diferente y sutil que retrata de forma empática, realista e instructiva a un joven pescador llevado al límite

Crítica: Luzzu
Jesmark Scicluna en Luzzu

Cuando surge una vía de agua en una embarcación y, por extensión, en una vida, ¿es posible resolver el problema con un calafateo meticuloso o se trata de un problema de estructura más profundo que da lugar a un cambio (o a una metamorfosis) inevitable? Ese es el tema central de Luzzu [+lee también:
tráiler
entrevista: Alex Camilleri
ficha de la película
]
, la interesante ópera prima del maltés Alex Camilleri, estrenada en la sección World Cinema Dramatic del Festival de Sundance.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película, muy refrescante en estos tiempos de horizontes hiperconectados, gracias a la tranquilidad que ofrecen sus decorados de sol y mar, ofrece con habilidad (y honestidad) una historia humana muy sencilla (un hombre, un oficio amenazado, una familia desestructurada por los problemas financieros), mientras inserta poco a poco otros temas (las tradiciones locales frente a la evolución del mundo moderno, la corrupción, la adaptación o no de los valores y de los sueños a la realidad, el peso de las clases sociales, las responsabilidades y la necesidad de saber mirarse en el espejo, etc.). Un análisis muy realista, casi documental (reforzado por la participación de actores no profesionales), que el director (y guionista) consigue transformar en una ficción bien dirigida, que despierta la empatía hacia las posibles decisiones, a menudo difíciles, que se presentan en la encrucijada de una vida humana que se debate entre el presente, el pasado y el futuro.

El Ta’ Palma pertenece a la familia de Jesmark (Jesmark Scicluna) desde hace varias generaciones. Esta pieza de madera de 12 pies es un luzzu, la embarcación tradicional maltesa, pintada de colores vivos (amarillo, rojo, verde y azul) y en cuya proa exhibe el ojo fenicio que las protege de los peligros del mar. El joven Jesmark adora su oficio y a la comunidad de pescadores de su pequeño pueblo (al que también pertenece su amigo David, interpretado por David Scicluna), pero la economía de su actividad se tambalea: los peces escasean, capturados por los grandes arrastreros o prohibidos algunas temporadas debido a la regulación; la lonja desprecia a los pequeños pescadores, y a su luzzu le entra agua, por lo que necesita una reparación urgente. A estos problemas se suma otro mayor: su bebé, Aiden, tiene problemas de crecimiento, por lo que debe acudir a costosos especialistas. “Yo cuidaré de vosotros”, le dice Jesmark a su esposa, Denise (Michela Farrugia), que decide dejarse ayudar por su propia madre, una mujer que nunca ha mostrado simpatía por el oficio de Jesmark. Herido en su orgullo, Jesmark hará todo lo posible por conseguir el dinero para salvar tanto al luzzu como a su familia (y su pareja). Pero para conseguirlo, tomará un camino que se desvía de sus ideales, un engranaje donde descubrirá cosas tanto de su entorno como de sí mismo.

Luzzu, una película creíble que reconstruye a la perfección la dimensión física del universo del pescador (desde poner anzuelos hasta los cortes, pasando por los trabajos manuales de reparación), hace un retrato interesante de un individuo obstinado que busca una salida, pero también muestra el engranaje de un ecosistema y de una cultura en plena mutación (fondos europeos de ayuda a la reconversión, tráfico variado, cuestiones medioambientales: “¿Cuántos peces crees que habrá dentro de veinte años si sigue aumentando la temperatura del agua?”). Alex Camilleri teje un drama muy íntimo en una tela rica en pequeños toques complejos (un poco de thriller, de sentimientos paternales y problemas conyugales, un trasfondo de diferencias sociales, y el dinero como tema central); una ópera prima prometedora que no cede a las tentaciones maniqueas y sabe reservarse varias sorpresas…

Luzzu ha sido producida por Noruz Films, Luzzu Ltd, Pellikola y Maborosi Films. Memento Films International gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy