email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Irlanda

Crítica: A Bend in the River

por 

- La película de Colin Broderick, que ha tenido su estreno mundial en Belfast, es un viaje melancólico centrado en un escritor que regresa a su condado natal en Irlanda del Norte después de 26 años

Crítica: A Bend in the River
John Duddy en A Bend in the River

El drama psicológico A Bend in the River [+lee también:
entrevista: Colin Broderick
ficha de la película
]
, segundo largometraje de Colin Broderick, se ha estrenado en el Festival de Cine de Belfast (del 18 de noviembre al 6 de diciembre), tras la reprogramación del prestigioso evento celebrado en Irlanda del Norte debido a la primera ola de coronavirus. Es su segunda película después de Emerald City, que cuenta la historia de un grupo de irlandeses que trabajan en la construcción en Nueva York. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El argumento de A Bend in the River, escrito por el propio director y basado en su experiencia personal, se centra en un escritor cuarentón llamado Matt Donnelly (muy bien interpretado por John Duddy), que vuelve al Condado de Tyrone, en Irlanda del Norte, después de haber pasado 26 años en Nueva York. Sin embargo, su regreso no es tan fácil como esperaba y pronto se ve obligado a enfrentarse a diferentes fantasmas del pasado: su primer amor, la inolvidable Katie (Kathy Kiera Clarke), su hermano (John McConnell), un profesor agresivo (un cameo corto pero efectivo del fallecido Pat Laffan) y dos de sus amigos de la infancia, Declan (Brendan Broderick) y Paudie (John Connors), que permanecieron en Irlanda durante el conflicto norirlandés y parecen haber tenido una vida dura y frustrante. Declan, casado con Katie, es un hombre violento temido por todo el vecindario y descontento con el regreso de Matt.  

En definitiva, la película es un viaje meticuloso y convincente hacia el pasado de un hombre y a su mundo interno. Durante su estancia, Matt intenta escribir un nuevo libro y se ve de nuevo inmerso en una comunidad rural hostil y cerrada, donde ninguna acción pasa inadvertida y la palabra se esparce como la pólvora. El microcosmos de personajes le permite comprender la Irlanda del Norte que recuerda de la infancia y el lugar en que se ha convertido, así como redefinir sus nociones de “hogar”, “familia” e “irlandad”. A menudo, la historia va acompañada de una voz en off reflexiva —y muy bonita— que expresa los pensamientos del autor, en un intento de hacer balance de sus nuevos sentimientos y emociones. Desde el punto de vista estético, el humor melancólico dominante se transmite muy bien a través de los paisajes lluviosos y desolados captados por Shane F Kelly (Un último favor, Boyhood) y de la música rica y dinámica compuesta por Colm Mac Con Iomaire (Out of Innocence [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, Dare to Be Wild). 

Como punto positivo, el final de la película consigue revelar suficiente información al espectador sin tomar un camino demasiado obvio. Dicha conclusión permite a la película fluir como una especie de “parábola del hijo pródigo” poco convencional, donde se pone énfasis en la experiencia de desplazamiento del novelista. Ambos puntos de vista —el de Matt y el de los que se quedaron en el Condado de Tyrone— son explorados en profundidad y contribuyen a ofrecer una obra creíble. Además, la película actúa como una metáfora poderosa sobre un país dividido, donde las heridas de los conflictos recientes todavía son visibles. La película independiente de Broderick es una historia simple pero muy bien elaborada que con suerte encontrará el reconocimiento que merece en el circuito de festivales y, después, en sus canales de distribución. 

A Bend in the River ha sido producida por la compañía con sede en Dublín MK1 Productions.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy