email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2020 Competición

Crítica: Erna at War

por 

- La película de Henrik Ruben Genz es un cuento de valentía y amor de madre protagonizada por Trine Dyrholm

Crítica: Erna at War
Trine Dyrholm en Erna at War

El drama bélico de Henrik Ruben Genz, Erna at War [+lee también:
tráiler
entrevista: Henrik Ruben Genz
ficha del filme
]
, ha tenido su estreno mundial en la competición principal del Festival Black Nights de Tallin de este año. Genz se graduó en la National Film School de Dinamarca en 1995, y desde entonces ha sumado numerosas cintas de ficción, series de televisión y documentales a su filmografía, incluyendo su anterior largometraje, la comedia Word of God [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Genz y el guionista Bo Hansen decidieron ambientar la historia de Erna at War en Bramstrup, un pequeño pueblo en el sur de la Península de Jutlandia, durante el último año de la Primera Guerra Mundial. El contexto histórico es el de una región conquistada por los alemanes en 1864, cuyos ciudadanos daneses se ven obligados a unirse al llamado "Segundo Reich". En este pueblo, una mujer de cincuenta años, Erna Jansen (la experimentada actriz Trine Dyrholm), sueña con abrir su propia charcutería y disfruta de una vida anodina con su hijo Kalle (Sylvester Byder), que padece una discapacidad intelectual. Un día, el alguacil de la aldea, Meier (Ulrich Thomsen), aparece para reclutar al niño para el servicio militar. Erna, deseando salvar a su hijo de una muerte segura en las trincheras, decide seguirlo en las buenas y en las malas. Por causas del destino, la mujer acaba rescatando a un soldado desertor y los dos intercambian ropa e identidades. Una vez disfrazada del soldado Julius Rasmussen, Erna se dirige hacia el frente, lista para enfrentarse a la crueldad de la guerra.

La película de Genz, una adaptación de la aclamada novela de Erling Jepsen, cuenta una apasionante historia de valentía y amor maternal. Dyrholm ofrece una buena interpretación, al igual que el resto del elenco. En concreto, la fuerza de voluntad de su personaje, dispuesta a proteger a su hijo a toda costa, así como su resiliencia y su franqueza, están perfectamente representadas y logran aportar una gran fuerza a la película.

La narración y la dirección siguen códigos y convenciones bastante tradicionales, pero esto no es para nada un defecto, ya que se trata de una obra cinematográfica que no pretende reinventar la rueda ni experimentar sin sentido. En su lugar, opta de forma encomiable por utilizar algunas herramientas artísticas bien engrasadas para construir una pieza sólida y creíble, nada más y nada menos.

Por lo tanto, la falta de adornos permite al espectador centrarse en el espíritu de sacrificio de Erna y su amor por Kalle, así como en las relaciones que desarrolla con Meier y Anton (Anders W. Berthelsen), un antiguo herrero de Jels que ahora forma parte de su pelotón. Además del tema central del amor maternal, Genz logra transmitir el sentido de pertenencia de los personajes hacia su verdadera patria, a través de varios elementos como la presencia de diálogos relevantes (en la escena inicial, Erna y Kalle están tumbados en cama, hablando sobre su identidad danesa, a pesar de verse obligados a ser ciudadanos del Reich), o el hecho de que Erna lleve consigo una pequeña bandera de Dinamarca, que se muestra en varias ocasiones importantes a lo largo de la película.

Erna at War es una producción de la danesa Nimbus Film en colaboración con la estonia Nafta Films y la belga Entre Chien et Loup. La empresa de Copenhague Scanbox Entertainment se encarga de la distribución.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy