email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

NEW HORIZONS 2020

Crítica: Simple Things

por 

- Lo real y lo escrito se entrelazan en el modesto pero conmovedor segundo largometraje de Grzegorz Zariczny, que tuvo su estreno mundial en el reciente Festival New Horizons de Breslavia

Crítica: Simple Things
Błażej Kitowski y Magdalena Sztorc en Simple Things

Construir una casa fuera de los límites de la ciudad, criar a un niño y alimentar a un perro junto a un bosque y un arroyo: parece un sueño húmedo para toda clase de creativos urbanos agotados y post-hippies. También es un sueño hecho realidad para el treintañero Błażej (Błażej Kitowski) y su compañera, Magda (Magdalena Sztorc), protagonistas de Simple Things, de Grzegorz Zariczny, proyectada en la 20ª edición del New Horizons Film Festival, de Breslavia, si no fuera por la realidad incómoda que aparece en el camino. En lugar de un verano idílico en Polonia, estamos a finales de un otoño enlodado y nuboso (probablemente la estación más deprimente del año). La pareja no puede permitirse contratar a un profesional para colocar el suelo o poner yeso en las paredes, por lo que deciden hacerlo ellos mismos, con la ayuda del tío de Błażej, que se va a vivir con ellos. Su presencia también es un recordatorio de las heridas emocionales que Błażej había cubierto con capas de hormigón emocional. Por extraño que parezca, Błażej trabaja como operador de cámara para un taller psicológico, que obliga a las personas a abrirse en cuanto a sus sentimientos de dolor y pérdida —y llorar— de las formas más insoportables. Dado que es una persona tranquila, relajada y emocionalmente retraída, no sabe qué hacer con ello.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El tiempo pasa lento —otro de los dudosos encantos del otoño e invierno polacos, que parecen durar para siempre— y la nueva casa poco a poco está lista para recibir a sus primeros inquilinos, mientras el conflicto de Błażej consigo mismo y con su familia se hace cada vez más difícil de posponer.

Simple Things es una de esas películas que mezclan ficción y documental, y lo hace de una forma suave y elegante. El primer largometraje de Zariczny, Waves [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Grzegorz Zariczny
ficha de la película
]
, era similar, pero al director polaco no le interesa la experimentación formal: se centra más bien en usar todos los medios disponibles para mostrar el verdadero espíritu humano. Kitowski y Sztorc son cineastas, pero no actores: ella es productora (también de esta película), y él trabaja en el departamento de cámara; y, por los créditos finales, nos enteramos de que el guión está basado en su historia.

El trabajo de Zariczyny es sutil y casi invisible; se difumina en el fondo, como debería hacer cualquier buen director de documentales (uno de sus primeros documentales, The Whistle, ganó el Gran Premio en la sección de cortometrajes de Sundance 2013). Zariczny forma un trío creativo, fuerte y efectivo con la directora de fotografía Weronika Bilska, cuya marca registrada es permanecer cerca de los actores, pero sin forzar la cámara sobre ellos, y el editor Bartosz Pietras, cuya forma de cortar las escenas refuerza la sensación de que las emociones de los personajes se reprimen.

Simple Things es exactamente como sugiere su título: una historia modesta sobre la sencillez y los asuntos cotidianos, como vivir juntos, criar un hijo, construir una casa, y hablar de forma abierta y honesta con los familiares. La historia no es nueva ni original, pero tampoco tiene por qué serlo para llamar la atención o resonar profundamente. Después de todo, las cosas simples son las cosas que de verdad importan.  

Simple Things ha sido producida por la compañía polaca Before My Eyes, y será distribuida en su país por New Horizons Association. Los derechos internacionales están disponibles, mientras que la agencia Connect the Dots gestiona la promoción internacional.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy