email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IDFA 2020

Crítica: This Rain Will Never Stop

por 

- El nuevo documental de Alina Gorlova retrata un imparable y doloroso ciclo en el que se alternan la guerra y la paz

Crítica: This Rain Will Never Stop

El Festival Internacional de Cine Documental de Ámsterdam ha acogido el estreno mundial de This Rain Will Never Stop, de Alina Gorlova, proyectada en la competitiva sección First Appearance. Gorlova, directora y editora ucraniana, presentó su primer largometraje documental, Kholodny Yar. Intro, en 2016; y después trabajó en No Obvious Signs [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, que recibió el premio MDR Film Award a Mejor película de Europa del este en el DOK Leipzig de 2018.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

This Rain Will Never Stop sigue a un veinteañero llamado Andriy, nacido en Al-Hasakah, Siria, e hijo de un padre kurdo y de una madre ucraniana. Cuando Andriy estaba en el instituto, se vio obligado a huir de la guerra civil de su país e instalarse con su familia en Lysychansk, un pueblo situado en la región ucraniana de Luhansk. Sin embargo, la guerra los siguió y volvió a cambiar sus vidas durante el conflicto de Donbás, que tuvo lugar en 2014. En las primeras escenas de la película, vemos a Andriy unirse a la Cruz Roja como voluntario y esforzarse para ayudar a la comunidad, a expensas de su vida privada y ambiciones.

La película está grabada con una asombrosa cinematografía en blanco y negro, cortesía del brillante Viacheslav Tsvietkov, el director de fotografía de The Earth Is Blue as an Orange [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Iryna Tsilyk
ficha de la película
]
, de Irina Tsilyk; y Parthenon [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mantas Kvedaravičius
ficha de la película
]
, de Mantas Kvedaravičius. En general, es una elección acertada, ya que la historia gira en torno al dolor, a los traumas del pasado y al sentimiento constante de soledad.

Andriy, cuya familia se encuentra dispersa entre Europa y Asia, se siente abrumado y dividido por el conflicto entre su deseo de vivir una vida independiente y relativamente tranquila, y sus ganas de cumplir con sus deberes humanitarios. Un acontecimiento trágico hará que su búsqueda de la felicidad sea aún más efímera: la repentina muerte de su padre. Andriy decide acompañarlo en su último viaje de vuelta a Siria y, más tarde, su destino se verá en una encrucijada. La narrativa de Gorlova es observacional, y las tomas de los lugares —en especial, los más desolados— a menudo se yuxtaponen entre sí para fortalecer la confusión emocional y el sentimiento de impotencia que experimenta Andriy.

Al final, el documental consigue su misión: a través del viaje de Andriy, los espectadores se conciencian sobre el imparable y doloroso ciclo de guerra y paz, donde los momentos de alegría son preciados pero cortos. Hay poco lugar para la esperanza, y la película nos deja con una sensación general de ansiedad, que actúa en dos niveles: por un lado, es capaz de sensibilizar a los espectadores sobre la cruel realidad de los conflictos que devastaron Ucrania, Siria y a la minoría kurda; por otro, trae al público general “que vive tranquilo en su hogar” la desesperación de los refugiados e inmigrantes que huyen de la guerra y de la adversidad. 

No es el primer documental producido en los últimos años que explora temas tan delicados, pero Gorlova ofrece una versión fresca del tema, dando protagonismo al ciclo de guerra y paz —donde la cinematografía en blanco y negro ofrece un estilo yin-yang— y elige a Andriy como protagonista de una intensa (y alienante) parábola.

This Rain Will Never Stop ha sido producida por la compañía ucraniana Tabor Production, la letona Avantis Promo y la alemana Bulldog Agenda.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy