email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VALÈNCIA 2020

Crítica: The Mystery of the Pink Flamingo

por 

- La cinta de Javier Polo no es la más inmunda del mundo, aunque aparezcan en ella John Waters y Divine; sino que es una deliciosa extravagancia pop, que brilla de alegría, ritmo y color (rosado)

Crítica: The Mystery of the Pink Flamingo
Rigo Pex en The Mystery of the Pink Flamingo

"En ocasiones veo flamencos", diría el crío protagonista de El sexto sentido si aquella triste y gris pesadilla la hubiera dirigido John Waters, el niño grande más travieso de Baltimore. Como aquella improbable fantasía nunca dará gozo a nuestras pupilas con ganas de cachondeo, el cineasta valenciano Javier Polo (Europa en 8 bits) se hace con ella y nos regala la alegre historia de un ingeniero de sonido que frecuentemente ve a esa elegante ave zancuda: en los balcones, en la playa, en la Albufera valenciana... con distintas formas. Esta sería la micro sinopsis (al modo Twitter) de The Mystery of the Pink Flamingo, el film que inauguró la pasada semana la edición número 35 de la Mostra de València con un despendolado espíritu festivo, moderno y frívolo que tanto se agradece en tiempos de gravedad e intensidad informativa.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Con guion escrito por el director y Sixto Xavier García, The Mystery of the Pink Flamingo es a la vez una road movie, una comedia petarda, un documental de La 2, un thriller loco, un libro de autoayuda y un personal shopper. La acción sigue a su protagonista, un ingeniero de sonido (encarnado por el músico guatemalteco afincado en Madrid Rigo Pex, conocido también como Meneo) que, repentinamente, observa cómo su existencia se puebla de misteriosos flamencos rosas. Desconcertado, el muchacho empieza a investigar sobre estas extrañas visiones y a hablar con sabios no sólo en materias tan transcendentales como ese elegante pájaro, sino también con especialistas en su color habitual: el mismo de la mítica pantera animada, perseguida por el inspector Clouseau.

Nuestro hombre, que hasta entonces vestía exclusivamente de negro, empieza a descubrir –en su periplo superador de baldosas rosas– que hay todo un universo textil de luz con el que cubrir su cuerpo y desnudar su auténtico yo, a la vez que conoce a personas fascinadas por esa explosión de amor y felicidad que representa esa tonalidad que muchos consideran cursi. En su peregrinaje viajará a Miami y por supuesto, a Baltimore, donde se entrevistará con el gran John Waters, aquel cineasta underground que convirtió el flamenco rosa en objeto de culto.

También visitará los hogares de fanáticos de lo kitsch, como el actor y cineasta Eduardo Casanova (Pieles [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Eduardo Casanova
ficha del filme
]
), la recientemente desparecida gurú musical Allee Willis (a quien se dedica este largometraje ¿documental?), la banda juvenil techno pop Kero Kero Bonito y la autoproclamada Dama Rosa de Hollywood, entre otros muchos. Con algún personaje ficcionado (no vamos a desvelar quién), la película no deja de sorprender por el arco iris cromático y humano que ofrece, el subidón pop que destila (además, no se toma nunca en serio a sí misma) y por su reivindicación de las ganas de gozar, reír y divertirse.

The Mystery of the Pink Flamingo es una producción de Los Hermanos Polo y Japonica Films, en coproducción con RTVE, que ha contado con la colaboración de Movistar +, TV3, À Punt Mèdia y Culturarts. El film fue seleccionado en la última edición del Festival SXSW y llegará a las salas de cine españolas el 20 de noviembre, distribuido por Versus Entertainment. Su agencia de ventas internacional es la francesa The Party Film Sales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy