email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LONDRES 2020

Crítica: Ammonite

por 

- Kate Winslet y Saoirse Ronan son dos mujeres victorianas que encuentran el amor en las playas rocosas de Dorset en la refinada nueva película de Francis Lee tras God’s Own Country

Crítica: Ammonite
Kate Winslet y Saoirse Ronan en Ammonite

Ammonite [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, el exótico relato victoriano de Francis Lee, podría ser la película sobre fósiles más emocionante desde Parque Jurásico. Ambientada (apropiadamente) en la Costa Jurásica de Dorset, en el extremo sur de Inglaterra, la película se centra inicialmente en el proceso de exhumación e identificación de los restos de criaturas que habitaron este planeta mucho antes que nosotros. No obstante, para aquellos que tienen el corazón roto, el amor y la intimidad son artefactos igualmente remotos, que necesitan a un arqueólogo talentoso, o simplemente un buen amante, para ser desenterrados. Analogías como esta abundan en esta sutil historia de amor, que acaba de clausurar el Festival BFI de Londres, tras haber sido seleccionada para TIFF y recibir el sello de Cannes 2020.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Entre sus muchas cualidades, la película es un gran ejemplo de licencia artística. Después de tanta controversia sobre la responsabilidad de los cineastas con respecto al material en el que se inspiran, el director Francis Lee no se anda con miramientos. Su película es un relato muy especulativo sobre un breve periodo en la vida de la pionera de la paleontología Mary Anning, a quien Lee retrata como una lesbiana reprimida, a pesar de carecer de la más mínima evidencia. Ammonite retoma aspectos de su largometraje anterior, Tierra de Dios [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Francis Lee
ficha del filme
]
(2017), tanto en su ambientación rural como en el hecho de ofrecer a un personaje reservado la oportunidad de realizarse a nivel romántico. En comparación con su ópera prima, Ammonite flaquea un poco en su equilibrio narrativo, y los espectadores van a compararla inevitablemente con la reciente Retrato de una mujer en llamas [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Céline Sciamma
ficha del filme
]
.

Trabajando con el director de fotografía Stéphane Fontaine, colaborador habitual de Jacques Audiard, Lee consigue que las imágenes sean una expresión sombría y pálida del mundo interior de Anning, interpretada con inquietante intensidad por Kate Winslet, que lleva una existencia dura y solitaria cuidando de su anciana madre, Molly (Gemma Jones). Sin embargo, la auténtica pasión de Mary es convertirse en una reputada naturalista. La mujer mantiene una tensa relación con la comunidad científica de la época, exclusivamente masculina, a la que se ve obligada a vender su colección de descubrimientos.

Más tarde, el pomposo entusiasta de los fósiles Roderick Murchison (James McArdle) llega en busca de Mary para aprender de su experiencia, junto con su enferma y joven esposa Charlotte (Saoirse Ronan). Esta situación da como resultado un acuerdo, por el cual Charlotte acaba alojándose con Mary durante un tiempo, con la intención de que los paseos por la playa logren curar su “melancolía”. Poco después, se hace evidente que Charlotte ha estado fingiendo parcialmente su depresión, y resulta ser tan talentosa como Mary en la búsqueda de fósiles. Entre ambas florece una relación íntima, impulsada por su mutuo entendimiento intelectual y la posibilidad de que Mary consiga finalmente el reconocimiento que merece, gracias al elitista círculo social de Charlotte.

Los primeros espectadores de Ammonite se han mostrado reacios ante el ritmo pausado de la película, considerando además que el romance central carece de química. Tal vez se trata solo de una cuestión de gusto, pero Lee nos ofrece suficientes pistas para ayudarnos a desentrañar a sus personajes, a veces taciturnos, mostrando cómo los traumas ocultos impiden que surjan relaciones recíprocas. El realizador se muestra realmente hábil a la hora de representar las dudas que muchos de nosotros tenemos con respecto a expresar nuestras emociones, ignorando las señales de que podemos ser amados. A pesar de los siglos que transcurren entre ambas historias, Ammonite se convierte en un sorprendente complemento para Tierra de Dios, como parte de una nueva ola de cine queer donde las historias no tienen por qué terminar en vergüenza o persecución. Es posible que Ammonite no reinvente el género, pero en solo dos películas, Lee ha demostrado ser un cronista maduro de historias de amor complejas.

Ammonite es una coproducción entre Reino Unido, Australia y Estados Unidos. La cinta ha sido producida por Iain Canning y Emile Sherman para See-Saw Films, junto a Stage 6, Cross City Films y Fodhla Cronin O’Reilly. El BFI y BBC Films también han apoyado la producción. La división de ventas de See-Saw, Cross City Films, se ocupa de los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy