email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LONDRES 2020

Crítica: Volver a empezar (Herself)

por 

- El tercer largometraje de Phyllida Lloyd es una convincente obra sobre una inspiradora historia de empoderamiento

Crítica: Volver a empezar (Herself)
Clare Dunne (izquierda) en Herself

El tercer largometraje de Phyllida Lloyd, Volver a empezar (Herself) [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, ha formado parte de la sección Love en el Festival BFI de Londres (del 7 al 18 de octubre). La cinta, que tuvo su estreno mundial en Sundance este año, es el tercer trabajo de la cineasta inglesa después del musical Mamma Mia! [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2008) y el biopic sobre Margaret Thatcher, La Dama de Hierro [+lee también:
crítica
tráiler
making of
ficha del filme
]
(2011), protagonizadas por Meryl Streep.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La historia de Volver a empezar (Herself), escrita por Malcolm Campbell (What Richard Did [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
) y la actriz irlandesa Clare Dunne (que también interpreta al personaje principal de la película), gira en torno a las desgracias de una joven madre dublinesa llamada Sandra (Dunne), que hace todo lo posible por conseguir que sus dos hijas pequeñas, Molly (Molly McCann) y Emma (Ruby Rose O'Hara), vivan en un hogar seguro y feliz después de huir de una relación abusiva con su exmarido Gary (Ian Lloyd Anderson). Su trágica vida parece alcanzar un punto de inflexión cuando su jefa Peggy (Harriet Walter), una doctora jubilada, le regala a Sandra un terreno en su jardín y le presta algo de dinero para construir su propia casa.

La película comienza con una conversación informal y alegre entre Sandra y sus dos hijas, seguida de una breve y agradable escena en la que el trío baila y canta mientras suena en la radio “Chandelier” de Sia. Este momento idílico se ve interrumpido por la llegada de Gary, que apaga la radio y le pide a las niñas que salgan de la habitación. Cuando la pareja se queda (aparentemente) a solas, Gary golpea brutalmente a su esposa, con una violencia inimaginable. Sin embargo, una de las niñas había sido advertida previamente por su madre y, en lugar de quedarse en el jardín trasero, corre a una tienda cercana para buscar ayuda. Esto marca el final de un prólogo que consigue captar nuestra atención, revelando que Sandra se encuentra ahora en un alojamiento temporal con Emma y Molly, y que Gary está autorizado a verlas solo una vez a la semana.

La película narra la edificante historia de una mujer que hace todo lo posible por protegerse a sí misma y a su familia. Aparte de unos pocos y extraños momentos de alegría, la brutalidad del prólogo marca el tono de toda la obra. En general, Volver a empezar (Herself) se inclina hacia el realismo y su narrativa está muy poco edulcorada.

Dunne ofrece una excelente interpretación, y su personaje parece confeccionado a medida para ella. La actriz se las arregla para retratar a una mujer resistente que, a pesar de todo, no es inmune a los remordimientos o las dudas sobre su turbulenta vida, su relación con las personas que ama y su matrimonio fallido. El resto del elenco también realiza un buen trabajo, con Walter y Anderson destacando de forma especial. La primera interpreta a una especie de “ángel de la guarda” compasivo y enérgico, mientras que el segundo muestra la ambigüedad de un hombre violento que tiene muchos conflictos sin resolver consigo mismo y con su familia.

La única nota amarga de la película aparece con la canción "Titanium", de David Guetta y Sia, que suena mientras Sandra y sus amigas avanzan en la construcción de la casa. La canción parece fuera de lugar y, aunque la letra podría insinuar la fuerza de voluntad y la confianza de Sandra en sí misma, resulta una elección demasiado subrayada (en el mejor de los casos) y no encaja bien con las imágenes ni el tono de la historia.

En resumen, la obra de Lloyd es convincente y apasionante. Los temas que trata son actuales y representan una llamada de atención urgente sobre el patriarcado tóxico, los problemas de ser madre soltera y la interminable crisis de vivienda que afecta al país.

Volver a empezar (Herself) es una producción de Ed Guiney y Rory Gilmartin para la irlandesa Element Pictures, junto con Sharon Horgan y Clelia Mountford para la británica Merman. La película tenía previsto estrenarse en cines el 18 de octubre, pero la semana pasada se anunció que finalmente tendría que posponerse.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy