email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2020 Zabaltegi-Tabakalera

Crítica: Simon chama

por 

- El primer largo de Marta Sousa Ribeiro explora los laberintos de la adolescencia empleando variados formatos, dejando así claro que esa edad de tránsito es confusión, búsqueda y caos

Crítica: Simon chama
Simon Langlois en Simon chama

Dentro de la siempre arriesgada, viva y estimulante sección Zabaltegi-Tabakalera del 68º Festival Internacional de cine de San Sebastián encontró su lugar lógico Simon chama [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, ópera prima de la cineasta lusa Marta Sousa Ribeiro, quien en su heterodoxa propuesta fílmica ha contado con tres directores de fotografía distintos –Manuel Pinho Braga, Guilherme Daniel y Víctor Ferreira– para los variados formatos y tiempos que emplea.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Con potente música –compuesta por Raimundo Carvalho– enfatizando la narración, la película refleja el torbellino de la adolescencia, esa etapa confusa, terrible y a la vez maravillosa que acompaña al crecimiento. Para ello Sousa Ribeiro ha construido un puzle –donde no faltan imágenes de documentales norteamericanos sobre chicos que viven en las calles– que sigue al Simon del título, hijo de padres separados (la relación con ellos es oscilante y cíclica), hermano mayor de una niña resabiada y, como todos los chicos de hoy día, frecuente navegante en el mundo internet.

La narración –poco ortodoxa– sitúa al personaje a final de curso, con los exámenes encima y con Simon sin haber estudiado lo suficiente, por eso su madre quiere que el chico hable con su padre. Pero donde está realmente el muchacho… ¿Imaginando viajes? ¿Quizás soñando con una libertad que parece inalcanzable? ¿O haciendo que en su cabeza el tiempo no sea lineal?

Rodada en tres fases (en 2015, 2017 y 2019), al estilo (salvando las distancias) de Boyhood, de Richard Linklater, la película –que en principio iba a ser un cortometraje– se convierte, según ha confesado la cineasta, en la versión masculina de la propia juventud de la directora, donde no faltaron esos momentos de asfixia, imaginación desbordada y agobio que tan bien transmite utilizando formatos cerrados y enfocando muy de cerca a sus personajes.

Pero, sobre todo, Simon chama –con argumento de la propia directora, que ha contado con la colaboración de su actor principal, Simon Langlois, pues aportó mucho de sus propias vivencias– intenta ofrecer una imagen de los adolescentes cercano a cómo se ven ellos mismos (no a la manera en la que les miramos los adultos), cómo les influye la red en aspectos tan trascendentales en esa edad como la forma de vestir o peinarse, y qué es lo que realmente buscan, anhelan y sueñan.

Sousa Ribeiro (Lisboa, 1992) dirigió los cortometrajes Yellowblueblackyellow, Four Floors y Why Not Circles Instead of Squares, animación codirigida con Joana Peralta. En 2014 fundó con esta última y Pedro Cabeleira la compañía Videolotion (productora de Simon chama), y en 2017 estrenaron su primer largometraje: Verão danado [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Pedro Cabeleira
ficha del filme
]
, de Cabeleira, que recibió una mención especial en la sección Cineastas del Presente del Festival de Locarno. Al año siguiente produjeron la webserie Subsolo, de la que Marta dirigió el episodio Júlia, y el año pasado dirigió junto con Peralta un episodio de la serie animada infantil Cubs.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy