email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2020 Zabaltegi-Tabakalera

Crítica: Un efecto óptico

por 

- Juan Cavestany traslada al espectador a los límites de la realidad con un film de género mutante que no hace caso a las convenciones ni, mucho menos, a las guías turísticas

Crítica: Un efecto óptico
Pepón Nieto y Carmen Machi en Un efecto óptico

El 68° Festival Internacional de Cine de San Sebastián atesora entre sus secciones alguna sorpresa que puede pillar desprevenido al público. Por ejemplo, a quien decida ir a ver una película seleccionada en Zabaltegi-Tabakalera protagonizada por la famosa cómica Carmen Machi y el también popular actor Pepón Nieto, pero no hayan reparado en quién orquesta la función; que en este caso no es otro que el único e irrepetible Juan Cavestany, director y dramaturgo que no se atiene a las obligaciones de la industria cinematográfica a la hora de escribir y dirigir largometrajes. Basta recordar la perplejidad que provocaron títulos suyos como Gente en sitios [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
o Dispongo de barcos [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Su nueva travesura se titula Un efecto óptico [+lee también:
tráiler
entrevista: Juan Cavestany
ficha del filme
]
y también desconcierta, sin dejar de sorprender y divertir.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Este nuevo film podría ser algo así como el primo de Burgos de las películas de Charlie Kaufman y Spike Jonze, pues, como hacen los norteamericanos, no respeta las narrativas generalizadas y se atreve a romper esquemas, arriesgar lo suyo y descolocar al respetable. Aquí la premisa parece sencilla: un matrimonio –cuya hija se ha ido a estudiar a otra ciudad– decide salir de su rutina viajando a Nueva York desde su localidad de provincias. Pero cuando Alfredo y Teresa llegan a la capital del mundo, empiezan a detectar señales extrañas que les hacen cuestionarse si realmente están allí o en alguna otra parte...

Con música omnipresente –como dentro de un ascensor enloquecido– que transita de lo terrorífico a lo feriante, Un efecto óptico se inspira más que libremente en aquella teleserie The Twilight Zone que Cavestany se merendaba de niño, y también en los films de David Lynch que ha degustado como adulto. No todo en Un efecto óptico debe tener sentido, como tampoco lo tiene en la realidad (se den un paseo por la calle y lo comprobarán).

Entre los pliegues de ese humor entre surrealista y absurdo, el cineasta cuela asuntos más serios y arremete contra la uniformidad estética de las ciudades, homenajea al Nueva York que conoció cuando vivió años allí, plasma el síndrome del nido vacío, guiña el ojo al cine desde el título de la película, y nos pone un cruel espejo delante al recordarnos que, cada vez que viajamos, nos convertimos en protagonistas de una especie de película que, casi nunca obedece a las coordenadas del guion que habíamos previamente trazado (vamos, como sucede en la vida misma).

Un efecto óptico es un largometraje independiente de Cuidado con el perro Producciones Audiovisuales, S.L.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy