email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS

Crítica: Josefin & Florin

por 

- El documental sueco de Ellen Fiske y Joanna Karlberg, una historia conmovedora de amor y de estigma social, ganó recientemente el premio principal de la competición rumana del Astra

Crítica: Josefin & Florin

Uno de los muchos documentales cuya presentación en el festival se ha visto interrumpida por la pandemia, Josefin & Florin [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de las directoras suecas Ellen Fiske y Joanna Karlberg, ganó recientemente el premio principal de la competición rumana del Astra Film Festival (del 4 al 13 de septiembre en Sibiu, que precederá a una edición online en octubre), el certamen de documentales más antiguo de Rumanía (véase la noticia). Una historia conmovedora de amor y de estigma social, la película nos sorprende al conocer de cerca la vida de Josefin, una madre soltera sueca de 30 años, y Florin, un mendigo gitano rumano de 22 años que se convierte en su marido.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Josefin & Florin es uno de esos documentales que provocan diferentes reacciones dependiendo de donde se proyecten, convirtiéndose prácticamente en un examen sobre el racismo para los espectadores. La combinación de la dura realidad con elementos propios de cuentos de hadas, el pase muestra lo que sucede cuando dos mundos bastante diferentes chocan y dos personas ponen todas sus esperanzas y energía en construir una vida juntas en la Suecia rural. Un mundo en el que un conflicto, incluso un falso conflicto, es el centro de cualquier historia que cualquiera puede encontrar en los medios de comunicación, Josefin & Florin gana importantes puntos analizando lo que nos une en vez de lo que se supone o se espera que nos separe.

Cuando conocemos a los dos protagonistas, estos ya están juntos y viviendo en una pequeña casa en el campo. Vemos a Florin, con la ayuda de la muy reticente Josefin, construir un chiquero, una escena en la que se les puede ver perfectamente sincronizados, algo que cualquiera espera de una joven y feliz pareja que vive en un pueblo. Por otro lado, descubrimos los detalles sobre cómo se conocieron realmente: tras su reciente emigración de una región pobre en Rumanía, Florin pedía limosna frente a una tienda sueca cuando Josefin entró a comprar. ¿Hay algo malo en el comienzo de esta historia de amor? El documental y sus protagonistas parecen decididos a demostrarnos que nos equivocamos.

El excelente manejo de la cámara de Ellinor Hallin (quien codirigió el año pasado junto a Ellen Fiske la impresionante Scheme Birds [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
) da la bienvenida a los espectadores a la casa de los protagonistas, donde nos muestra sin trabas los planes y obstáculos que la pareja se va encontrando. Es increíble (y bastante conmovedora) la forma en la que todo se presenta como si de un cuento de hadas se tratase, con una princesa alternativa, un príncipe encantador, pero también con un ogro o una bruja que se identifican fácilmente entre los personajes. Y cuando Florin lleva de modo triunfal a Josefin en su bicicleta, ¿qué es sino una pareja de cuento de hadas sobre un valeroso corcel con destino a su final feliz?

A pesar de que tenemos unos cuantos elementos (¡enanitos de jardín y una aventura incluidos!) que nos invitan a hacer comparaciones con cuentos de hadas, Josefin y Florin son reales, y se enfrentan a problemas reales. La diferencia entre las decisiones maduras de Josefin y los sueños de juventud y defectos de Florin es extremadamente adorable, lo cual no fuerza a los espectadores a desear un final feliz. Ver a Florin reunirse con su familia e ir a su pueblo de su Rumanía natal hará a los espectadores ponerse en su lugar. ¿Qué habría sido de nosotros si hubiésemos crecido en la misma familia, nadando en la miseria y sin apenas acceso a una educación? ¿Seguiríamos tranquilamente sentados frente a una pantalla, tras haber pagado por una entrada para ver un documental en un festival? No, por supuesto que no, porque no habríamos tenido dinero o tiempo para ello, igual que habríamos estado demasiado ocupados luchando por sobrevivir.

Josefin & Florin es una producción de Mantaray Film (Suecia).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Alba Barberá Hurtado)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy