email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TRANSILVANIA 2020

Crítica: Defunct

por 

- La cinta dramática de Zacharias Mavroeidis va directa al corazón de uno de los problemas de la juventud de hoy en día

Crítica: Defunct
Michalis Sarantis en Defunct

Hace apenas unos días, el segundo largometraje de ficción del director griego Zacharias Mavroeidis, Defunct [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, competía en la sección oficial del 19º Festival Internacional de Cine de Transilvania, donde nos pusimos al día con este drama agradable sobre la madurez, los privilegios, las expectativas y la necesidad de que las generaciones jóvenes estén en contacto con las más mayores.

Durante los primeros fotogramas de la película conocemos al protagonista, Aris (Michalis Sarantis). Es un joven guapo, muy seguro de sí mismo y de su futuro en el mundo de los negocios, ya que acaba de montar una empresa de venta de máquinas de café. La palabra "fracasar" no está en su vocabulario y, mientras alardea por teléfono sobre sus planes y oportunidades, podemos sentir sus privilegios. Para intentar mejorar su situación financiera, Aris regresa al pueblo en el que nació y se muda a la casa de su abuelo, ahora vacía después de la muerte del anciano unos años antes. Sin embargo, este cambio de escenario obliga a Aris a reconsiderar su posición dentro de su familia, su relación con su abuelo y la necesidad de convertirse en un hombre.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Películas como Defunct ponen a los críticos en una posición muy difícil para evitar spoilers, ya que sus mejores momentos (en este caso, la lupa con la que Mavroeidis observa el mundo) no deben estropearse. Partiendo de su arrogante protagonista, la película logra abordar algunos temas muy interesantes, como la necesidad de encontrar nuestro propio camino en el mundo (es interesante que Aris no lo consiga al abandonar su ciudad natal, como suele ocurrir, sino volviendo a ella) y el hecho de que nuestro lugar en la vida dependa de nuestra conexión con nuestra familia, las mismas personas que muchos de nosotros estamos ansiosos por abandonar para reclamar nuestra independencia.

Resulta intrigante cómo el guion, escrito por el propio Mavroeidis, empuja a los espectadores en la dirección equivocada, mostrando a Aris reconectando lentamente con amigos de la infancia y divirtiéndose en la taberna local mientras toda su vida parece dominada simbólicamente por el fantasma de su abuelo, el veterano de guerra Aristides, a quien Aris se parece físicamente (algo que casi todos los que se cruzan en su camino parecen ansiosos por contarle). La amistad que Aris desarrolla con Vassos (Thanasis Papageorgiou), un antiguo compañero de armas de Aristides, presenta nuevas oportunidades para que el joven protagonista ponga en orden sus prioridades y reconsidere el pasado de su familia.

Defunct es en realidad un manifiesto en defensa de algo que podría describirse como la esencia de la familia: el apoyo y la transmisión de experiencias. Los jóvenes están tan ansiosos por abrir sus propios caminos en el mundo que casi siempre se olvidan de que sus mayores han tenido que enfrentarse no hace mucho a los mismos obstáculos y desafíos. Por supuesto, siempre podemos aprender de nuestros propios errores (y lo cierto es que las lecciones aprendidas de esta forma permanecen durante más tiempo en nuestra memoria), pero ¿por qué no aprender también de la experiencia de los demás? En Defunct, Aris vuelve a conectar con su abuelo a través de las historias de Vassos y descubre que muchas cosas que ahora damos por sentadas fueron infinitamente más complicadas, o incluso imposibles, en el pasado.

Defunct es una producción de Faliro House Productions, que también se encarga de las ventas internacionales de la película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy