email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ATLÀNTIDA FILM FEST 2020

Crítica: Journey to Utopia

por 

- Este documental vivencial, divertido y dramático, sigue los pasos de una familia concienciada con algo tan necesario -pero quizás bastante complejo a nivel particular- como la lucha ecologista

Crítica: Journey to Utopia

Cuando un cineasta desenfunda su cámara y, delante de un espejo, confiesa que va a rodar la enésima película sobre su propia familia, uno se teme lo peor, pues la saturación de films caseros tras el éxito de maravillas como Muchos hijos, un mono y un castillo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Gustavo Salmerón
ficha del filme
]
nos está empezando a cansar más que las cenas navideñas. Eso sucede al comienzo de Journey to Utopia [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, cuando su director, Erlend Eirik Mo, nos presenta a través del visor a su mujer, cantante de ópera, y a su camada, liderada por su hija adolescente: una chica que prefiere perder su tiempo delante de los productos de Netflix que perfeccionando el instrumento de cuerda que sus padres le aseguran que algún día le dará sobrada felicidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Pero lo que acontece ante los ojos del espectador durante los siguientes 89 minutos dista mucho de ser fruto de un algoritmo, pues asistirá a la particular odisea de ese hogar, preocupadísimo por el cambio climático y comprometido en la búsqueda de una menor agresión particular al planeta. Eso llevará a sus miembros a unirse a un grupo de personas que van a construir una nueva comunidad, respetuosa con el ecosistema, y dejarán su zona de confort en Noruega para instalarse en el campo danés, convirtiéndose así en algo parecido a unos refugiados ecológicos.

Pero ¿de verdad es tan sencillo luchar contra el status quo? ¿Hasta qué punto los sueños son eso: fantasías? ¿Y cómo imaginar que la persona menos esperada nos puede dar una lección de integridad? Con bastante humor (nórdico), situaciones a veces rocambolescas, drama de andar por casa y un objetivo que ama el paisaje, a los niños y la naturaleza, Journey to Utopia se convierte, efectivamente, como su título advierte, en un tránsito hacia las contradicciones, paradojas y problemas de la convivencia, la familia y la sociedad contemporánea, que por momentos puede recordar a una película Dogma pero que sobre todo es un gran canto de amor –agridulce- a la pareja, a la vida sostenible y, aunque no lo parezca a priori, a la generación Netflix.

Journey to Utopia (Premio Eurimages al Desarrollo de la Coproducción en CPH:Forum – leer más) es una película producida por la compañía danesa Magic Hour Films APS y la noruega Mosaikk Film, que cuenta con el apoyo del Instituto del Cine Danés y el SorNorsk Film Fund. Puede disfrutarse en la décima edición de Atlàntida Film Fest –a través de la plataforma Filmin - desde el 27 de julio y hasta el 27 de agosto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy