email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

GALWAY 2020

Crítica: Poster Boys

por 

- El primer largometraje de Dave Minogue es una amable comedia dramática sobre la relación entre un niño sabelotodo y su tío disfuncional

Crítica: Poster Boys
Trevor O’Connell y Ryan Minogue-Lee en Poster Boys

La 32ª edición del Galway Film Fleadh ha acogido el estreno mundial de la primera película de Dave Minogue, una comedia dramática independiente titulada Poster Boys [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, realizada con un presupuesto muy ajustado (tan solo 25.000€). Antes de trabajar en esta película, Minogue pasó diez años asumiendo diferentes roles creativos y técnicos en varios proyectos audiovisuales (en su mayoría cortometrajes).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En la escena inicial, ambientada en Dublín, escuchamos a un locutor de radio comentar que Irlanda es el lugar más caro del mundo para vivir, donde sus ciudadanos gastan de media dos tercios de sus ingresos en pagar el alquiler, mientras desembolsan otra parte de su dinero en las "pintas más caras". Este país es el hogar de Al Clancy (interpretado por Trevor O’Connell), un hombre disfuncional de treinta y tantos años cuyo hogar y miserable trabajo (colocando pósters por la ciudad) están en peligro. Durante una llamada telefónica, Al acepta por error ayudar a su hermana Aoife (Aoife Spratt) cuidando de su sobrino de diez años, Karl (Ryan Minogue-Lee), mientras ella viaja al Festival Primavera Sound de Barcelona durante una semana, después de ganar un concurso de la emisora de radio introducida en la primera escena.

Poster Boys es básicamente una road movie centrada en la relación entre Karl y su tío. Los dos se embarcan en una loca aventura con la intención de salvar el trabajo de Al, después de robar la oxidada autocaravana Fiat de Aoife. Tras un comienzo algo tenso, los dos personajes se hacen amigos gradualmente y comienzan a colocar carteles juntos por toda la isla. A pesar de su corta edad, Karl demuestra ser un “hombrecillo” muy listo, compensando en muchas ocasiones la falta de inteligencia de Al.

Los diálogos y la evolución del vínculo entre los personajes están llenos de sinceridad y ofrecen al espectador una sensación cálida y agradable. Los chistes son entretenidos y todos los papeles secundarios están bien elegidos (por ejemplo, el heladero y el vendedor de neumáticos). En general, la narrativa es lineal y bastante accesible. Sin embargo, los dos protagonistas adquieren mayor profundidad hacia el final de la historia, logrando que la película destaque como una comedia dramática atractiva, en lugar de una simple comedia ligera.

La banda sonora original (cortesía de la artista Vyvienne Long) es agradable y hace un buen trabajo a la hora de resaltar la atmósfera esperanzadora de la película. Además, el hermoso paisaje irlandés proporciona el escenario perfecto para una road movie, mientras que el trabajo de cámara del director de fotografía Trevor Murphy consigue aprovechar al máximo estos espacios.

En resumen, el primer largometraje de este guionista y director nacido en Kilkenny es una pieza edificante, entretenida (y familiar), cuyos activos más fuertes son su ingenio y sus dos carismáticos protagonistas. En particular, el primerizo Ryan Minogue-Lee, que demuestra un gran talento en su primer trabajo, que esperamos sea el primero de muchos.

Poster Boys es una producción de la irlandesa Poster Boy Films, en colaboración con Pio Media, Promenade Post Production y Optimum Pictures.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy