email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Suiza

Crítica: La preuve scientifique de l’existence de Dieu

por 

- A medio camino entre el documental y la ficción, la película de Frédéric Baillif se mantiene fiel a un tipo de cine “diferente”

Crítica: La preuve scientifique de l’existence de Dieu
Irène Jacob y Alain Simonin en La preuve scientifique de l’existence de Dieu

La comedia La preuve scientifique de l’existence de Dieu [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, del director ginebrino Frédéric Baillif, llegará a los cines suizos el 16 de julio después de haber sido reprogramada a causa de la epidemia del  Covid-19

Frédéric Baillif tiene una forma inusual de hacer cine, influida por su formación y experiencia (se graduó en el instituto de Estudios Sociales de Ginebra e hizo su primera película como director autodidacta), que ha dado lugar a películas coloridas y auténticas, resultado de una observación meticulosa de la sociedad que lo rodea. Esta libertad también está presente en su última película, La preuve scientifique de l’existence de Dieu, que presume de una mezcla explosiva de actores profesionales —Jean-Luc Bideau (que se encarga de la voz en off) e Irène Jacob— y protagonistas reales de los acontecimientos que se narran, sin olvidar la participación del rapero ginebrino Makala. Estas idas y vueltas entre realidad y ficción están acompañadas de imágenes reales de archivo y otras recreadas especialmente para la película. Baillif permanece fiel a un tipo de cine que no construye barreras entre el documental y la ficción (como ya hizo en su película anterior, Tapis rouge [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
) pero no teme “etiquetar” su trabajo como una comedia. Demuestra una cómoda sensación de libertad y audacia frente a las películas que puedan mostrarse reacias a romper barreras de género. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El argumento (o la “historia”) de La preuve scientifique de l’existence de Dieu gira en torno a un grupo de viejos amigos que comparte un interesante pasado repleto de luchas revolucionarias que se remontan a mayo de 1968. Pacifistas incondicionales, los cinco veteranos manifestantes lucharon por la creación del servicio civil como alternativa al servicio militar, que era obligatorio para todos los hombres suizos. El movimiento, compuesto por hombres y mujeres (¡en una época en que las mujeres no podían votar!), fue uno de los primeros en cuestionar los sagrados fundamentos de su servicio militar obligatorio. Cincuenta años después, los protagonistas de esta transformación revolucionaria se reúnen para grabar un documental sobre su pasado militante, basado en la idea de uno de los miembros del grupo que deja a los demás algo perplejos. Todo se desarrolla justo antes de una votación federal sobre la prohibición de la exportación de armas; y poco después de la muerte accidental del nieto de un miembro del grupo, Alain, mientras cumplía el servicio militar.

Más allá de los altibajos de los protagonistas de la película, La preuve scientifique de l’existence de Dieu plantea preguntas de una naturaleza más universal, como el significado del activismo en la actualidad, y qué ocurrió con las ideas del 68: ¿tomaron una forma diferente o han desaparecido para bien? Y, ¿cuál es el papel de Suiza, el lugar donde nacieron los derechos humanos, en todo esto? Sin tomarse nunca demasiado en serio, Frédéric Baillif homenajea a sus protagonistas, ofreciéndoles libertad para ser ellos mismos en una sociedad que pretende homogeneizar todo y a todos: “¡Sed vosotros mismos y, lo más importante, no penséis en vosotros como actores!” les dice continuamente.

La preuve scientifique de l’existence de Dieu ha sido producida por Freshprod y RTS Radio Télévision Suisse. Aardvark Film Emporium gestiona la distribución en Suiza y Fizz-e-Motion gestiona los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy