email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CINÉMA DU RÉEL 2020

Crítica: Chronique de la terre volée

por 

- Tras haber triunfado en la competición francesa de Cinéma du réel, la cinta de Marie Dault se sumerge en un barrio de Caracas en lucha por la supervivencia y la visibilidad

Crítica: Chronique de la terre volée

“Yo lucho por sobrevivir aquí. Si Dios quiere, sólo saldré de aquí con los pies por delante”. A lo largo del tiempo, sobre las colinas de Caracas, se han instalado cabañas precarias, marañas de cables eléctricos y familias despojadas, barrios informales que hacen crecer progresivamente la capital venezolana, desconocidos del censo y fuera de la ley en términos de propiedad legal. Un crecimiento urbano desproporcionado que se inscribe en una larga tradición de lucha revolucionaria, y a la que el presidente Hugo Chávez dio una unción oficial en 2002, cuando animó al pueblo a ocupar los terrenos edificables de la ciudad y a organizar un proceso administrativo para adquirir los títulos de propiedad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La directora Marie Dault se sumerge en uno de estos barrios, el barrio Brisas de la Santa Cruz, para crear Chronique de la terre volée, un documental empático y muy instructivo a nivel sociohistórico, que recibió el premio Institut Français – Louis Marcorelles a la mejor película de la Sélection Française de la 42ª edición del Festival Cinéma du réel.

“Tenemos que continuar. No tenemos otra opción. ¿A dónde iremos? Yo vivo aquí porque no tengo otro lugar a dónde ir Estamos todos en la misma situación”. Estamos en 2015, dos años después de la muerte de Chávez, un auténtico mito en los barrios populares de Caracas, y la situación económica y política se mantiene bajo el mandato de su sucesor, Nicolás Maduro. Para el millar de habitantes del barrio Brisas de la Santa Cruz, nacido hace doce años, urge poner en marcha el decreto para la Redistribución de las Tierras Urbanas (“para que los propietarios no puedan echarnos cuando los revolucionarios ya no estén en el poder”). Las reuniones locales se suceden para crear un documento que se presentará en el Instituto de Tierras Urbanas (con el alentador Héctor) para que el Estado pueda negociar en el tribunal con la empresa titular de las tierras. Hay que dibujar el plano de un barrio caótico (con sus construcciones ensambladas unas en otras y sus tortuosas escaleras en la falda de la colina: “nuestro barrio es el Haití del noroeste de Caracas”), aprobar un estatus, votar reglas de convivencia en la comunidad, y sobre todo, reunir el máximo de testimonios que constituyan la crónica del lugar (saber cómo llegaron allí los habitantes y lo que han construido). Un trabajo de hormiga llevado a cabo en su mayoría por un grupo de mujeres lideradas por la infatigable Keyla, una ferviente partidaria de la revolución. Pero también deben seguir viviendo mientras la economía del país se derrumba, y muchos de ellos huyen a Colombia, Brasil o Ecuador, y el régimen se aleja cada vez más de los ideales del chavismo…

En su visión contemporánea, Marie Dault inyecta relatos apasionantes sacados de antiguas crónicas de barrios, ilustrados con imágenes de archivo de Caracas (una ciudad visualmente espectacular), para hacernos comprender las raíces de la fe revolucionaria que anima a los barrios. Un filtro histórico (de la colonización española frente a los indios Toromaimas hasta las protestas de 1989, pasando por el éxodo rural y la industrialización del país como consecuencia del maná petrolero de mediados del siglo XX) da amplitud y matices a la reconstrucción empática (claramente marcada por una gran proximidad ideológica con su temática) de un microcosmos encarnado por su personaje principal, una mujer idealista, enérgica y simpática, emblema del alma atemporal del pueblo de los barrios (“nosotros hemos hecho de esta colina un foco de resistencia”).  

Chronique de la terre volée ha sido producida por Laurent Alary para Tell Me Films y Eric Jarno para Pays des Miroirs.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy