email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SERIES / CRÍTICAS España

Crítica serie: Veneno

por 

- Javier Calvo y Javier Ambrossi dirigen, escriben y producen una serie basada en la vida, obra y milagros de la famosa transexual española que le da título

Crítica serie: Veneno
Daniela Santiago en Veneno

Ayer domingo, 29 de marzo, ATRESplayer Premium (la nueva plataforma de pago de Atresmedia) estrenó el capítulo piloto de Veneno, la esperadísima serie que han dirigido, escrito y producido los Javis (Javier Calvo y Javier Ambrossi), esa pareja de cineastas que se convirtió en fenómeno pop gracias al exitoso musical teatral que después trasladaron al cine en La llamada [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Javier Calvo y Javier Ambr…
ficha del filme
]
(protagonizado por Belén Cuesta, Anna Castillo y Macarena García), y a la que la serie Paquita Salas acabó de confirmar como el dúo de moda: algo así como en los nietos artísticos de Pedro Almodóvar, aunque sin la profundidad argumental ni la intensidad emocional del manchego.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Basándose en el libro de Valeria Vegas ¡Digo! Ni puta ni santa, la serie Veneno –cuyo rodaje se ha interrumpido debido a la crisis sanitaria de la pandemia del coronavirus que padecemos no sólo en Europa– se anunció como la biografía audiovisual de Cristina Ortiz, la primera transexual (fallecida hace tres años) que hablaba en televisión –en un late show de mucho éxito y sin pelos en la lengua– de su condición y su oficio, la prostitución. Divertida, descarada, provocadora y sensual, la Veneno se convirtió inmediatamente en un fenómeno, a medio camino entre los freaks que exhibía aquel sensacionalista programa y la reivindicación LGBTQ+.

Las entretelas de aquel espacio televisivo de finales de los noventa, sorpresivamente, se convierten en esta serie de los Javis en el eje central de su primer capítulo, donde la Veneno (a quien dan vida King Jedet, Daniela Santiago e Isabel Torres en sus diferentes etapas vitales) casi es un personaje secundario: una aparición celestial en medio de un infierno violento y/o nocturno (lo hace dos veces, como una cimbreante Jessica Rabbit de carne y hueso, iluminada por las luces de los coches). Asimismo, saltando en el tiempo hasta 2006 y a la ciudad de Valencia, el foco de la acción se concentra en las dudas vitales de un muchacho que desea convertirse en chica: se trata de la mencionada futura autora de la autobiografía de La Veneno, Valeria Vegas.

Con un look que recuerda al de las películas lacrimógenas de J.A. Bayona, con un halo religioso que convierte a La Veneno en algo parecido a una virgen milagrera y con escenas especialmente mal rodadas e interpretadas (las que tienen lugar en el madrileño Parque del Oeste, donde se ejerció la prostitución durante décadas), Veneno esquiva la sordidez, la crudeza, la marginalidad y las miserias de la historia oficial para convertirse en una reivindicación almibarada y para todos los públicos de la transexualidad, la diferencia y la libertad.

Los Javis han desperdiciado así ingenuamente el potencial transgresor, crítico y revolucionario de un personaje excelente y único al mitificarlo con beatitud y relegándole a un segundo plano, logrando de este modo que el espectador se pregunte, durante la contemplación de este capítulo inicial de la serie, qué habrían hecho otros cineastas más valientes –y menos cegados por su autocomplaciente fe– con una historia tan compleja y bestial como fue la vida de La Veneno y todo lo que la rodeó.

Veneno –serie de 8 episodios de 50 minutos cada uno– es una producción de Atresmedia Televisión y Suma Latina. En su reparto destacan nombres conocidos –Lola Dueñas, Elvira Mínguez, Goya Toledo, Israel Elejalde y Jordi Vilches– junto a nuevos rostros como Isabel Torres, Daniela Santiago y la divertida Paca la Piraña.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy