email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2020 Berlinale Special

Crítica: My Salinger Year

por 

- BERLINALE 2020: El largometraje de Philippe Falardeau, protagonizado por Margaret Qualley y Sigourney Weaver, es una decepción y un insípido comienzo de la 70a edición del Festival de Berlín

Crítica: My Salinger Year
Margaret Qualley en My Salinger Year

My Salinger Year [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Philippe Falardeau, proyectada como cinta de apertura dentro de la sección Berlinale Special, no ha sido el mejor comienzo para la nueva etapa de la Berlinale, bajo la batuta de Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian. Chatrian, que se ha forjado una importante reputación seleccionando obras innovadoras y provocativas cuando dirigía el Festival de Locarno, ha escogido en esta ocasión una película tan sosa como la cinta inaugural del año pasado, The Kindness of Strangers [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lone Scherfig
ficha del filme
]
, de Lone Scherfig.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Basada en las memorias de Joanna Rakoff, centradas en el año que pasó trabajando en una de las agencias literarias más antiguas de Nueva York, esta adaptación cinematográfica es un ejemplo claro del privilegio blanco, entendido como una crítica, no como una recomendación. ¿Por dónde empezar a analizar el personaje de Rakoff, interpretado por Margaret Qualley? Estamos ante una veinteañera que puede decidir abandonar sus estudios en Berkeley por un capricho, a pesar de todos los gastos que conlleva, sin que sus padres se alteren lo más mínimo. La joven se muda a la ciudad de Nueva York, donde acaba durmiendo en el sofá de un amigo, y consigue un trabajo en una agencia literaria. En 1995, al igual que hoy en día, pertenecer a un grupo demográfico concreto puede abrirte muchas puertas. Por las calles, la protagonista se cruza con grupos de afroamericanos mientras se dirige a pasar el rato con sus amigos ricos en el Panama Cafe, un lugar que comienza a frecuentar con su nuevo novio, Don (Douglas Booth), que trabaja en una librería socialista, es apasionado de Norman Mailer y del boxeo, y está escribiendo un libro. Ella no interactúa con nadie que no sea un vago de clase media con estudios.

En cierto momento, Joanna se queja de estar arruinada, pero posteriormente la vemos llevando innumerables camisas y modelitos que parecen bastante más caros que el alquiler de 560 dólares que deben pagar cuando ella y Don se mudan a vivir juntos. De hecho, ni siquiera tiene la decencia de escribirle a su antiguo novio de la universidad, Karl, para decirle que han terminado y que ahora vive con otra persona. Karl aparece más tarde y, debido a que estamos en 2020 y no en 1996,  el actor encargado de interpretarlo es Hamza Haq. El reparto inclusivo habría funcionado mucho mejor si el cineasta se hubiera dignado en dotar a Karl de cierta personalidad, en lugar de presentarlo simplemente como un hombre que bebe los vientos por la protagonista.

Tal y como sugiere el título, esta es una película que celebra a los hombres blancos, ricos y complejos. Resulta que la jefa de Joanna, Margaret (Sigourney Weaver), es la representante del escritor J.D. Salinger (o Jerry, como le conocen en la agencia), además de representar a otros autores como Agatha Christie, Dylan Thomas o F. Scott Fitzgerald. Jerry se refiere a la protagonista como Suzanna, pero esto no importa porque estamos ante un ícono estadounidense, así que nadie cuestiona su actitud. El escritor no lee la correspondencia de sus fans, por lo que una de las tareas de Joanna es precisamente leer estas cartas y luego deshacerse de ellas, asegurándose de que no haya nada extraño en los mensajes, especialmente después del asesinato de John Lennon a manos de Mark David Chapman.

A través del teléfono, Jerry se convierte en un mentor para Suzanna/Joanna, animando a la protagonista a probar suerte con la literatura. Uno de los mensajes de la película es que si dedicas tu vida a escribir, abandonando las fiestas y las relaciones sociales, es posible triunfar. Sin embargo, el subtexto deja claro que solo puedes conseguirlo si eres lo suficientemente rico y blanco.

My Salinger Year es una producción entre Canadá e Irlanda, producida por Micro_scope y Parallel Films. Memento Films International se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.