email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Italia

Crítica: Gli anni più belli

por 

- Gabriele Muccino retrata a sus amados personajes de la clase media, confirmando su calidad de director de actores con una historia de amor y amistad a lo largo de 40 años

Crítica: Gli anni più belli
Pierfrancesco Favino, Kim Rossi Stuart, Ilan Muccino, Micaela Ramazzotti y Claudio Santamaria en Gli anni più belli

Durante la adolescencia y la edad adulta, cuatro amigos pierden el contacto, se reúnen, se enamoran, se separan y vuelven a reunirse. Con Gli anni più belli [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Gabriele Muccino vuelve a centrarse en sus queridos personajes de clase media, siguiéndolos durante 40 años, desde 1980 hasta el presente, para contar sus altibajos en la vida, mientras se suceden varios acontecimientos históricos tanto en Italia como en el mundo: el fin de los “Anni di piombo” (“Años de plomo”) en Italia, la caída del muro de Berlín, la investigación “Mani pulite” (“Manos limpias”) contra la corrupción política, el atentado del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas, el auge del partido político Movimiento 5 Estrellas… La película homenajea a Una mujer y tres hombres (Nos habíamos amado tanto) [1974], la obra maestra de Ettore Scola que repasaba 30 años de historia de Italia y que, a su vez, como una caja china, rendía homenaje a las películas de Antonio, Fellini, Rossellini y Resnais.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película gira en torno a tres personajes masculinos —Giulio, Paolo y Riccardo (Pierfrancesco Favino, Kim Rossi Stuart y Claudio Santamaria, que vuelven a reunirse 15 años después de Romanzo criminale [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Michele Placido
ficha del filme
]
)— y una mujer —Gemma (Micaela Ramazzotti)—, unidos por el amor y la amistad, pero que también están marcados por sus trayectorias individuales. Los vemos a los 16 años (interpretados por Francesco Centorame, Andrea Pittorino, Matteo De Buono y Alma Noce), defendiendo su postura durante las violentas peleas que tuvieron lugar en las esquinas de la ciudad entre los estudiantes y la policía. Riccardo, que fue sorprendido por una bala y estuvo a punto de morir, es apodado Sobreviviente. Un soñador de padres hippies, que malvive encadenando trabajos precarios (actor y periodista cinematográfico), se embarca en un tormentoso matrimonio con Anna (la cantante Emma Marrone), que lo dejará y se llevará a su hijo. La huérfana Gemma es la cenicienta de la historia que embelesa a los chicos. Es la mujer de la que Paolo y Giulio se enamoran, y ambos pelean por ella en diferentes momentos de la película. Frágil y autodestructiva, está desesperada por vivir una vida feliz. Paolo, un idealista comprometido, se convertirá en profesor de latín y literatura, desprovisto de toda ambición y sofocado por su relación con su madre. Y Giulio, nacido en una familia humilde, se convierte en un brillante abogado que defiende los derechos de los más débiles, antes de sucumbir a los encantos del dinero y el estatus social. Pero a pesar de estas “almas destrozadas, las cosas que pueden hacernos felices todavía están a nuestro alcance”, como nos recuerda al final de la película la canción inédita de Claudio Baglioni.

Gli anni più belli, una confirmación de la destreza de Muccino como director y de su habilidad para la dirección de actores, no decepcionará a sus seguidores, ni tampoco las interpretaciones de su excelente reparto. Y esto a pesar de su infinito entusiasmo y de las pantomimas que abundan en la película (son la especialidad del director); sin olvidar los momentos efusivos, las metáforas pretensiosas (una pareja de pájaros para simbolizar la libertad, el viaje en el Mercedes-Benz SL 450) y su guión excesivamente “masculino” (escrito junto a Paolo Costella), que simplifica demasiado y trivializa el personaje de Gemma. Por fortuna, el dominio del director sobre el espacio escénico y la originalidad del encuadre y los movimientos de cámara dan lugar a planos secuencia bastante emotivos y a varias escenas inolvidables; en especial, la secuencia donde Gemma sube las escaleras corriendo, que hace referencia a la cronología de su vida.

Gli anni più belli, con un presupuesto de 8 millones de euros, ha sido producida por Lotus, subsidiaria del Leone Film Group, junto a Rai Cinema y en asociación con 3 Marys Entertainment. La compañía francesa Elle Driver gestiona las ventas internacionales. La película se estrena en los cines italianos hoy, 13 de febrero, en la víspera de San Valentín, cortesía de 01.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.