email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2019 Competición Óperas primas

Crítica: Mater

por 

- El debutante Jure Pavlović demuestra que siempre hay espacio para otro drama psicológico sobre una madre y su hija

Crítica: Mater
Daria Lorenc-Flatz en Mater

Mater [+lee también:
tráiler
entrevista: Jure Pavlović
ficha del filme
]
, el primer largometraje del croata Jure Pavlović, presentado en la Competición de Óperas Primas del Black Nights de Tallin, explora la clásica relación madre-hija, que a veces se convierte en un auténtico peso emocional con el que muchas personas deben cargar durante toda su vida.

Volver a casa nunca es fácil, incluso para alguien que no ha estado en ningún conflicto bélico, sino que decidió emigrar voluntariamente a Alemania. Jasna (Daria Lorenc-Flatz) comenzó una nueva vida en un país extranjero, donde tiene un esposo que la quiere y dos hijos preadolescentes, pero debe regresar a su tierra natal para visitar a su madre enferma, Anka (Neva Rošić), a quien, aparentemente, apenas le quedan unos meses de vida. Anka nunca fue una madre especialmente querida por sus hijos, sino más bien una Faye Dunaway en Queridísima mamá, una de esas crueles estrellas de Hollywood de la década de 1940. Jasna y su difunto hermano Vlado se marcharon de casa tan pronto tuvieron edad suficiente, pero nunca llegaron a curar sus heridas emocionales. Finalmente, la hija se siente obligada a regresar para cuidar de su madre y ayudarla en sus tareas cotidianas, así como con una disputa legal que mantiene con sus nuevos vecinos por un pedazo de tierra. Jasna también vuelve a reunirse con sus amigos de la infancia y con algunos parientes lejanos, a través de los cuales profundiza aún más en su propia memoria. A medida que aumenta la tensión entre Jasna y Anka, ambas deberán confrontar el pasado.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El tema de las cargas familiares ha sido explorado frecuentemente en el cine, pero lo que hace de Mater una obra singular es que Pavlović se centra en el personaje de Jasna. Desde la secuencia de apertura, donde literalmente la seguimos mientras camina por una calle oscura en dirección a la casa de su infancia, toda la historia está contada desde su punto de vista. La cámara de Jana Plecas nunca abandona a Jana, mientras que los encuadres ajustados transmiten una sensación de claustrofobia que la persigue constantemente. Hasta el final de la película, tan solo vemos destellos del rostro de Anka, pero su presencia ejerce una presión casi palpable en el ambiente. Pavlović y Plecas también logran generar tensión al colocar objetos y personajes al borde del encuadre, o incluso fuera de él. Al igual que los recuerdos de infancia de Jana, estas figuras apenas son visibles, pero pueden volver fácilmente al centro de atención con tan solo girar la cabeza.

Mater es una coproducción entre Croacia, Serbia, Francia y Bosnia y Herzegovina, a cargo de Sekvenca, Wake Up Films y Les Productions de l'Oeil Sauvage. Los productores son Bojan Kanjera, Jure Pavlović y Biljana Tutorov. La cinta todavía no tiene agente de ventas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.