email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ZAGREB 2019

Crítica: Don't Forget to Breathe

por 

- En su tercer largometraje, Martin Turk explora las relaciones familiares, el amor fraternal y los celos entre adolescentes

Crítica: Don't Forget to Breathe
Matija Valant, Tine Ugrin y Klara Kuk en Don't Forget to Breathe

En su tercer largometraje, Don't Forget to Breathe, el cineasta esloveno-italiano Martin Turk sigue fiel a los temas familiares y a las relaciones que se establecen entre sus miembros, pero esta vez se dirige a un público más joven. Esta coproducción entre Eslovenia, Italia y Croacia se estrenó en la sección Alice nella città del Festival de Cine de Roma antes de proyectarse en la sección Plus del Festival de Cine de Zagreb.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Nuestro protagonista es Klemen (el carismático actor novel Matija Valant), de 15 años, a quien le encanta pasar tiempo con su hermano mayor, Peter (Tine Ugrin). Ambos viven con su madre, Alma (Iva Krajnc Bagola, que también ha aparecido en Besa (Solemn Promise) [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Srđan Karanović; y Goran [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nevio Marasović
ficha del filme
]
, de Nevio Marasović), en una pequeña ciudad en la región de Baja Carniola, en Eslovenia, donde disfrutan de la naturaleza y de la tranquilidad de la zona. Klemen es una joven promesa del tenis y ve en su entrenador, Miro (el actor serbio Nikola Đuričko, que disfrutó de una pequeña carrera internacional gracias a su participación en películas como En tierra de sangre y miel y Guerra Mundial Z [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), una figura paterna. También tiene un amigo, Gregor (Jakob Cilinšek), mientras su compañera de clase, Jana (Ronja Matijevec Jerman, de Come Along [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Igor Šterk), parece tener un interés romántico en él.

Todo parece ir bien, pero Klemen es un chico sensible que no acepta los cambios vitales que suceden a su alrededor. No piensa mucho en el novio policía de su madre, Andrej (Miha Rodman), y todavía no ha asumido que Peter tendrá que marcharse pronto para continuar sus estudios. A la vida de Klemen, llega un problema adicional en forma de Sonja (Klara Kuk), la nueva novia de su hermano, a quien ve como un enemigo que crea una grieta entre ambos. Pronto, Klemen pierde algunos torneos importantes de tenis y se mete en problemas al estrellar un coche que había robado para dar un paseo. ¿Es un acto desesperado para llamar la atención, un caso clásico de rebeldía adolescente o hay algo más?

El problema es que Turk y su coguionista, el conocido crítico de cine Gorazd Trušnovec, tampoco parecen saberlo. Las transformaciones de Klemen de un chico sensible y rebelde a un canalla manipulador sólo constituyen partes del guión y no parecen justificadas. El diálogo es fluido, y quizás demasiado explicativo, pero lo que más molesta es la aparente ignorancia de ambos guionistas sobre cómo funciona la comunicación entre adolescentes en el siglo XXI. No hay redes sociales y sólo se hace referencia a los teléfonos móviles una sola vez durante la primera media hora para luego convertirse en un elemento crucial casi al final de la película. Sin embargo, no hay daños irreversibles, ya que Don't Forget to Breathe cumple su propósito de ser una película juvenil, que transmite mensajes claros y didácticos sobre no actuar de forma impulsiva, y explica que la vida no siempre es predecible.

No todas las interpretaciones están al mismo nivel, ya que Valant destaca entre los miembros más jóvenes del reparto gracias a su talento y a su naturalidad. Pero la verdadera estrella de la película es Đuričko, con su característica indiferencia y su marcado acento serbio que añade otra capa a este personaje esbozado en términos generales. Don't Forget to Breathe también es fácil de ver debido a sus idílicos paisajes rurales y al buen hacer de Radislav Jovanov Gonzo.

Don't Forget to Breathe es una coproducción entre Eslovenia, Italia y Croacia, llevada a cabo por Bela Film, Quasar Multimedia, Studio Dim, Slovenian Radio-Television y Rai Cinema. Bela Film de Eslovenia y Studio Dim de Croacia gestionan las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.