email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ARRAS 2019

Crítica: Cărturan

por 

- La ópera prima de Liviu Săndulescu es una cautivadora meditación sobre la mortalidad

Crítica: Cărturan
Vlad Popescu y Teodor Corban en Cărturan

Después de proyectarse en la sección internacional del Festival Internacional de Cine de Varsovia y de haberse estrenado en su país el viernes pasado, el primer largometraje del director rumano Liviu Săndulescu, Cărturan [+lee también:
tráiler
entrevista: Liviu Săndulescu
ficha del filme
]
, compite en la sección europea del Arras Film Festival (del 8 al 17 de noviembre). La película es una reflexión convincente sobre la moralidad y cuenta con una buena interpretación de Teodor Corban (One Floor Below [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Radu Muntean
ficha del filme
]
), aunque tiene algunos fallos y se hace un poco repetitiva.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Vemos al protagonista de la película, Vasile Cărturan, en primer plano. Un hombre de 60 años, de aspecto cansado, vuelve a su pueblo y pronto descubrimos por una conversación con sus vecinos (Dana Dogaru y Cristina Flutur), que han estado cuidando de su nieto Cristi (Vlad Popescu), que fue a la ciudad para ir al médico debido a unos misteriosos dolores de estómago. Lo que Cărturan no les dice es que le han dado pocos meses de vida. El hombre empieza a poner en orden sus asuntos, incluido el de encontrar una familia adoptiva para su nieto huérfano.

Lo más sorprendente de Cărturan es su guión, escrito por Săndulescu y Bogdan Adrian Toma, y desprovisto de fatalismo. El despreocupado protagonista parece haber aceptado su destino en el momento en que los médicos le dieron el diagnóstico y procede a tachar cosas de su lista. Hay algo increíblemente estoico, austero y sereno en su forma de enfrentarse a su mortalidad, que es la principal baza de la historia, con la actuación discreta y honesta de Corban, que dota de profundidad y humanidad al personaje cuya impotencia frente a la muerte se convierte en su principal recurso, como comenta a los demás personajes.

Cărturan, que trata temas sociales enmarcados dentro de la conocida como Nueva Ola Rumana, encuentra tiempo para hablar sobre la corrupción, la burocracia y la incapacidad del sistema para satisfacer las necesidades básicas de sus ciudadanos. La película también explora un conflicto algo anecdótico entre el protagonista y el sacerdote del pueblo (Adrian Titieni, probablemente el actor rumano que más personajes secundarios extravagantes ha interpretado), que se muestra reticente a oficiar una misa mientras Cărturan sigue vivo.

Desafortunadamente, algunas elecciones del director hacen que la película parezca un teatro, ya que varias de las tomas son muy estáticas, con dos o tres personajes sentados a la mesa y hablando. Los diálogos son un tanto repetitivos, ya que varios personajes hablan de su incapacidad para ayudar a Cărturan o entender su situación. En general, hay un contraste exagerado entre la extraordinaria naturaleza de la situación del protagonista y la banalidad de sus encuentros, que parecen sorprender e incluso frustrar al público. Cuando Cărturan recibe el féretro que le encargó al carpintero del pueblo, bromea: “¿Estás seguro de que cabré en él?”. No llegamos a saber si cabe pero la historia parece diseñada para cumplir algunos requisitos preestablecidos que cortan las alas de Cărturan y limitan lo que pudo haber sido.

Cărturan ha sido producida por Mandragora (Rumanía), y coproducida por las compañías suecas Film i Väst y Doppelganger. Iadasarecasa, la distribuidora Mandragora estrenó la película en Rumanía.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.