email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TRIESTE SCIENCE+FICTION 2019

Crítica: Blood Bags

por 

- El primer largometraje del experto Emiliano Ranzani es una muestra de amor hacia el cine de maestros como Dario Argento y Lucio Fulci y un guiño al slasher

Crítica: Blood Bags
Enrica De Pace en Blood Bags

La enfermedad de Günther es una extraña forma de protoporfiria eritropoyética; es decir, una enfermedad hematológica hereditaria que se caracteriza por la extrema sensibilidad a la luz, entre otros síntomas. “Se dice que inspiró el mito del vampiro”. Entonces, ¿eso significa que Blood Bags [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, proyectada en el Trieste Science+Fiction Festival, es una película de vampiros? No exactamente. El primer largometraje de Emiliano Ranzani, que escribió con Davide Mela, es un elegante homenaje a las películas de Dario Argento y Lucio Fulci, y un guiño a películas slasher como Halloween, de John Carpenter, o directores como Wes Craven o Tobe Hooper. El vínculo familiar que caracteriza a las películas de Hooper también está presente en Blood Bags, por lo que podría estar vinculada con La matanza de Texas, dirigida por el maestro que nos dejó hace dos años. En la película de Ranzani, la “criatura” es escondida del mundo por su hermano, Vittorio (Alberto Sette), que de forma cariñosa y constante le trae bolsas de sangre (de ahí el título), extraída de las venas de una prostituta a cambio de dinero. Con esto pretende evitar que su hermano pequeño, que padece la enfermedad de Günther, merodee y salga a buscar sangre en las gargantas de donantes involuntarios.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La historia se desarrolla en Turín, una de las tres ciudades que componen el triángulo negro mágico (junto con Londres y San Francisco), y donde Dario Argento grabó varias de sus obras maestras, que van desde El gato de las 9 colas a Cuatro moscas sobre terciopelo gris. Atrapados, uno tras otro, dentro del viejo edificio donde vive el monstruo de Blood Bags también se encuentran el ladrón Alex (Emanuele Turetta) —a su amigo le cortan el cuello en seguida—, la estudiante estadounidense Tracy (Makenna Guyler), que buscaba localizaciones para hacer fotografías, su compañera Petra (Marta Tananyan) y un policía (Salvatore Palombi). Por supuesto, hay persecuciones en los pasillos y muchas puñaladas, pero también hay secuencias más sofisticadas que tienen menos aspecto de película slasher (como la escena onírica donde la bailarina de una caja de música se transforma en un monstruo). Esto nos recuerda a películas de los años 80, con subtextos que nos hablan de lazos sanguíneos.

Ranzani, que en 2011 y con el apoyo de Richard Stanley participó en la escritura del guión de una de las historias incluidas en la película antológica The Theatre Bizzarre, es un excelente artesano cuando se trata del mundo del terror, y esperamos que, en el futuro, desarrolle un estilo de escritura más original. De no ser así, su decisión de “rendir tributo a los maestros” podría parecer una excusa para seguir anclado en el pasado, en lugar de buscar nuevas ideas o sangre fresca.

Blood Bags ha sido producida por Grey Ladder, mientras que Devilworks gestiona las ventas internacionales. Recientemente, esta última ha vendido los derechos de la película a High Octane Picture para Norteamérica. Taiwán, India, Alemania, Austria, Suiza, Benelux, Escandinavia, España e Italia (a través de la plataforma CG Digital) también han adquirido los derechos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy