email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LONDRES 2019

Crítica: Us Among the Stones

por 

- En la nueva cinta de D.R. Hood tras Wreckers, tres generaciones de una excéntrica familia se encuentran en una reunion familiar en su antigua casa de Dartmoor

Crítica: Us Among the Stones
Anna Calder-Marshall y Oliver Cotton en Us Among the Stones

La directora británica D.R. Hood ha encontrado su nicho en la exploración de familias en crisis, especialmente en los problemas a los que se enfrentan los hermanos cuando se hacen adultos. Su segundo largometraje, Us Among the Stones [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, supone una mejora cualitativa y un esfuerzo formal más logrado que su debut, Wreckers (protagonizado por Claire Foy y Benedict Cumberbatch). La cinta ha tenido su estreno mundial en la sección Journey del Festival BFI de Londres. El memorable elenco de la película está formado tanto por talentos emergentes como por actores establecidos en el Reino Unido, con Laurence Fox, Anna Calder-Marshall y Raia Haidar en los papeles principales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Ciertos directores británicos trabajan habitualmente este tipo de drama familiar con trazos chejovianos. Siguiendo la estela de películas como Fanny y Alexander o La celebración, este subgénero parece perdurar porque logra encapsular muchos aspectos sutiles sobre la naturaleza humana. Us Among the Stones se resiente debido a su excesiva familiaridad, aunque se trata de una obra cuidadosamente elaborada e interpretada con sensibilidad, presentando también un aspecto más experimental con su edición no lineal en la que se entrelazan montajes paralelos con la acción principal. Estos montajes compuestos por fotografías, primeros planos ligeramente desenfocados y voces apenas murmuradas recuerdan a los de Terence Davies y Andrew Kötting. En cierta medida, estos momentos evocan también la larga secuencia de "vacaciones" en Withnail & I, eliminando todos los chistes y la ligereza.

La película comienza con una secuencia en plano subjetivo en la que Owen (Fox), uno de los hijos de la familia, conduce por una autopista en dirección a una zona rural. Se dirige al que probablemente sea el último cumpleaños de su madre, Marianne (Calder-Marshall), postrada en cama con una enfermedad terminal y con necesidad de atención domiciliaria constante. Owen llega a la ruinosa granja familiar, construida en la época medieval, y durante el primer acto la cinta nos muestra a otros miembros de la familia que van sumándose poco a poco a la acción, como nuevos ingredientes en un estofado que empieza a tener mala pinta. La película adopta el punto de vista de Owen, que vuelve a reencontrarse con su padre, Richard (Oliver Cotton), con quien mantiene una relación tensa pero afectuosa. Aunque esto no es nada comparado con la incomodidad de su relación con su hermano Danny (Jethro Skinner) y su tío Jack (Greg Hicks), donde podemos percibir el resentimiento a punto de emerger a la superficie.

La combinación de drama realista e interludios experimentales se mantiene durante la primera mitad de la película, hasta que la trama empieza a volverse más compleja. Lo cierto es que Us Among the Stones presenta algunos de los mismos errores y carencias que Wreckers. Hood es una realizadora brillante a la hora de evocar el estado de ánimo y los dramas internos de familias numerosas atrapadas en aldeas rurales, constantemente oprimidas por una atmósfera densa y por su propia neurosis. Las poderosas interpretaciones se cuelan debajo de la piel, sin llegar nunca a estancarse, mientras se mezclan cuidadosamente primeros planos íntimos con diálogos superpuestos. Sin embargo, cuando nos acercamos al clímax de la película, esta empieza a hundirse por su propio peso, a medida que las revelaciones melodramáticas se van acumulando de manera torpe y exagerada.

Hood no maneja la trama con tanta elegancia, pero de alguna forma esto resulta adecuado para la historia, porque ¿acaso no es la vida familiar algo desordenado y tenso? La cinta también incorpora una dimensión psicodélica y onírica: en cierto momento Owen cuenta como en su infancia consumió accidentalmente LSD, y a veces vemos como uno de sus juguetes se materializa en un bebé de verdad. Us Among the Stones funciona perfectamente como una carta de despedida a la bohemia y el amor libre de los años sesenta: "el día después" de un mal viaje.

Us Among the Stones es una producción británica a cargo de Thembisa Cochrane y Georgie Paget, de Caspian Films. También han participado en la producción Likely Story, con la colaboración de Storyhouse.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.