email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2019 Proyecciones Especiales

Crítica: La odisea de los giles

por 

- Los Darín coproducen y coprotagonizan la adaptación de la novela argentina La noche de la Usina, de Eduardo Sacheri, que ha dirigido con desigual resultado Sebastián Borensztein

Crítica: La odisea de los giles
Ricardo y Chino Darín en La odisea de los giles

Desde su estreno en Argentina, a mediados de agosto de 2019, La odisea de los giles [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por Sebastián Borensztein, ha sido vista por más de un millón de espectadores, aupándose al primer puesto del podio de los films más taquilleros del año en aquel país. Un elenco de estrellas patrias –con el carismático Ricardo Darín y su hijo Chino Darín, coproductores del film, a la cabeza del cartel–, el éxito previo de la novela en que se basa (La noche de la Usina, de Eduardo Sacheri) y que se atreve a abordar con ligereza el durísimo tema del “corralito” -que sumió en una profunda crisis a comienzo del siglo XXI a este país con continuos altibajos políticos, sociales y económicos- han podido influir positivamente en ese triunfo popular. Ahora el film se ha presentado, en una proyección especial, en el 67º Festival de San Sebastián.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película se centra en los giles del título, término local que al comienzo de su metraje se explica y que viene a ser lo que en España acostumbramos a llamar “buena gente”, o sea, aquellas personas inocentes, sin malicia ni picardía, que confían casi ciegamente en el prójimo. Un grupo de giles decide asociarse para remontar una antigua fábrica rural, reuniendo dinero en plan cooperativa –lo que hoy sería llamado crowdfunding–… hasta que el dinero queda atrapado por el “corralito”, aquella medida gubernamental tan radical que impedía a los clientes disponer libremente de efectivo.

Ahí empieza una escaramuza salpicada de humor y giros de guion que no siempre consigue ni hacer reír ni sorprender (ni mucho menos llega a parecerse a las comedias de los británicos estudios Ealing, cuyo espíritu intenta emular). Pues, aunque denuncia la corrupción y el atropello que suele sufrir la humilde y honrada ciudadanía por parte de los granujas que gobiernan y dirigen los bancos, su falta de nervio y pinceladas de gracia excesivamente blanca restan eficacia a una epopeya crítica que podría haber alcanzado los niveles de vitriolo de aquella también coproducción entre España y Argentina que asimismo destilaba rabia contra el sistema maloliente: Relatos salvajes [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Damian Szifron.

Una auténtica lástima, porque esta película cuenta con una ambientación excelente (que a veces emparenta con los westerns que han firmado, por ejemplo, los hermanos Coen), actores solventes (quienes tienen que lidiar con alguna que otra caricatura exagerada) y varios diálogos brillantes, como, por ejemplo, esa frase que pronuncia uno de sus personajes vapuleados: “Los hijos de puta no se sienten hijos de puta”.

Esta película revanchista, de trama enrevesada y tono bufo –cuyo ritmo va decayendo a lo largo de su metraje– podía haber llegado mucho más lejos a la hora de ajusticiar –artísticamente y con gracia y, por tanto, diversión– a aquéllos que trafican con las ilusiones ajenas sin sentir el peso de su culpa, pero alcanza su final -tras 115 minutos de metraje- renqueante, sin nervio y fatigada.

La odisea de los giles es una producción de las compañías argentinas K&S Films y Kenya Films (de los Darín, junto a Federico Posternak) y de la española Mod Producciones (que ha presentado en este mismo festival, en competición, Mientras dure la guerra [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Alejandro Amenábar
ficha del filme
]
, de Alejandro Amenábar) en asociación con Warner y con la participación de RTVEMovistar+. De su distribución en España –en cuyos cines se estrena el 29 de noviembre– se ocupa Alfa Pictures y de sus ventas, la agencia catalana Film Factory Entertainment.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.