email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2019 TIFF Docs

Crítica: Ibrahim: A Fate to Define

por 

- El primer largometraje documental de Lina Al Abed mezcla lo investigativo y lo personal en una historia sobre el desconocido destino de su padre

Crítica: Ibrahim: A Fate to Define

El primer largometraje de la directora palestina nacida en Damasco Lina Al Abed, Ibrahim: A Fate to Define [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, trata sobre su padre. Esta compleja historia mezcla el documental de investigación y (auto)biográfico; abarca décadas y continentes e incluye una trama política global y problemas familiares. La película se estrenó en CPH:DOX y acaba de estrenarse en la sección TIFF Docs de Toronto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Al Abed utiliza material de archivo anterior a su nacimiento: Yasir Arafat hablando en las Naciones Unidas en 1974. A continuación, se muestran reportajes de TV de los asesinatos llevados a cabo por el grupo Abu Nidal, más conocido como Consejo Revolucionario, un grupo escindido de la OLP que se opuso a las negociaciones de paz con Israel y los consideró traidores.

A continuación, el documental nos presenta a la directora y a su padre, Ibrahim, a través de su propia voz en off. Miembro destacado del grupo Abu Nidal, salió de su casa de Damasco en 1987 y nunca regresó. Al Abed busca pistas sobre su paradero pero también sobre su propia identidad e inicia una investigación que la lleva a El Cairo, Alejandría, Beirut, Amán, Berlín y, finalmente, al pueblo natal de su padre, Deir Abu Masha'al, cerca de Ramala.

Aunque la investigación tenga un significado personal para la directora, contiene elementos detectivescos. Muchos se encuentran al principio y al final de la película. Según el libro de Patrick Seale, Abu Nidal: A Gun for Hire, Ibrahim estaba trabajando para una gran compañía con sede en Zúrich, cuando fue acusado por el grupo de ser un Mosad y un espía de la CIA, que lo ejecutó en 1987. Pero en 1998, cuando Al Abed tenía 18 años, un antiguo vecino de Damasco le dijo a su familia que Ibrahim había vuelto y que le había preguntado por ellos pero tuvo que huir otra vez.

El documental consiste en conversaciones de Al Abed con sus familiares, desde su madre Najat, nacida en Egipto, que es la única persona que sigue en Damasco, y que dice que un hombre que abandona a su familia no merece que se le dedique una película; a su hermana mayor, Najwa, que explica cómo la desaparición de su padre ha influido en su relación con los hombres. Después de varias conversaciones con distintos familiares de Oriente Medio, Al Abed viaja a Berlín, donde su hermano trabaja como bartender y su pariente, Khalil, regenta una pizzería y parece tener datos más específicos sobre el destino de Ibrahim.

En el proceso de definir el destino de su padre, la directora cuestiona y descubre el suyo. Su voz en off, equilibrada y realista, no es redundante y se dirige al espectador, a sí misma y a su padre. La película fue grabada, coescrita y coeditada por el productor, Rami El Nihawi, que crea un ritmo interesante y equilibrado; y emplea elementos creativos como la toma borrosa de un hombre detrás de una ventana en Damasco, una clara asociación con la vaguedad de la temática de la película. Por último, el aspecto político de la historia permanece casi tan borroso como al principio, mientras que el personal alcanza un desenlace con el que el espectador puede sentirse identificado.

Ibrahim: A Fate to Define es una coproducción de la compañía libanesa Sak A Do, la palestina Idiom Films, la danesa Tonemestrene, la eslovena Iridium Film y el Doha Film Iinstitute. Idiom gestiona los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy