email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2019 Contemporary World Cinema

Crítica: Red Fields

por 

- La israelí Keren Yedaya dirige un musical antibélico a favor de la desmilitarización del país, basado en la polémica ópera rock de los ochenta Mami

Crítica: Red Fields
Neta Elkayam y Ami Abu en Red Fields

En 1986, con apenas 14 años, la cineasta Keren Yedaya fue uno de los tantos espectadores israelís que vieron la polémica ópera rock Mami. La obra, compuesta por Hillel Mittelpunkt, Ehud Banai y Yossi Mar Haim, se convirtió en un fenómeno de culto en todo el país por su esencia antimilitarista. Pues, dicha ópera fomentaba el espíritu de la autocrítica abriendo el debate sobre la ocupación israelí en los territorios de Gaza y Cisjordania mediante una trama de ciencia ficción surrealista. Treinta años después, la directora ganadora de la Cámara de Oro del Festival de Cannes por Or (My Treasure) ha adaptado el espectáculo teatral al cine. Red Fields, estrenada y galardonada en el Festival de Jerusalén, forma parte del extenso programa Contemporary World Cinema de la 44ª edición del Festival de Toronto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Fiel al texto operístico original, el film musical Red Fields está protagonizado por Mami: una trabajadora de una gasolinera en el Sur de Israel, recién casada con un soldado. La actriz y cantante Neta Elkayam –también nacida en la precaria zona sureña del país– da vida a la icónica Mami, mientras que Ami Abu interpreta al esposo. Un cantante extradiegético (Dudu Tassa), con una orquestra detrás, es el encargado de conducir la narración. Al igual que la ópera, la estructura narrativa de la película se basa en la duplicación de la acción. Primero, Dudu Tassa y la orquestra interpretan una canción sobre lo que está a punto de ocurrir. Y, a continuación, Keren Yedaya pone en escena el contenido cantado con sus actores.

Desde el comienzo del musical, Dudu Tassa y su orquestra de cuerda y viento advierten del trágico accidente que ha dejado al soldado en un estado de coma cerebral irreversible. No obstante, al tratarse de una obra antibélica, la operación militar permanece en fuera de campo. La directora de Jaffa [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
y That Lovely Girl prefiere representar el sufrimiento de la protagonista en las largas horas de espera en el hospital, para, así, demostrar que el único culpable de ese suceso es la misma guerra. La vida de esta pareja con escasos recursos económicos queda fatídicamente marcada para siempre. Sin embargo, Mani se embarca en un viaje a Tel Aviv, con su marido comatoso en silla de ruedas, en busca de nuevas oportunidades. El inicio de esta travesía supone una ruptura drástica con el tono de la película. Keren Yedaya abandona el clásico realismo cinematográfico que caracterizaba la primera parte del film, así como el resto de sus obras, para abrazar un surrealismo desaforado.

Red Fields es una odisea de sucesos extravagantes en la amenazante Tel Aviv. La protagonista será víctima de intentos de violación, de discriminación social por su origen sureño, de experimentaciones científicas con su cerebro, y de una bizarra campaña por la presidencia del país de la que saldrá elegida, llevando al país a la peor de las guerras jamás imaginadas. A través de la ciencia ficción surrealista y letras de canciones profundamente políticas, Red Fields deviene un hermoso canto a la desmilitarización de Israel.

Red Fields ha sido producida por las israelís Transfax Film Productions y United King Films junto a la luxemburguesa Amour Fou Luxembourg y la alemana Riva Filmproduktion. La compañía francesa Playtime está a cargo de las ventas al extranjero.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.